ES NOTICIA EN ABC

El nacimiento de una leyenda

Alberto Ammann, Leonor Watling y Pilar López de Ayala protagonizan «Lope», la película sobre el literato

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los amores, la aventura y la poesía. Son los tres pilares sobre los que se sustenta la película «Lope», según su director, el brasileño Andrucha Waddington.

«Yo quería -añade- contar la historia de Lope en el momento en que se está convirtiendo en Lope de Vega, en el dramaturgo a quien todos conocen». Y esos primeros años de una de las más grandes figuras de la literatura española son los que aparecen reflejados -sin afán documental- en el filme que llegará el próximo viernes 3 de septiembre a las pantallas.

Alberto Ammann (Lope de Vega), Leonor Watling (Isabel de Urbina) yPilar López de Ayala (Elena Osorio) encabezan el reparto de la película, en la que también intervienen Juan Diego, Antonio de la Torre, Luis Tosar, Ramón Pujol, Selton Mello, Sonia Braga, Antonio Dechent, Miguel Ángel Muñoz y Carla Nieto. El guión lo firman Jordi Gasull e Ignacio del Moral.

«Lope tuvo una vida tan rica como su obra», dice de su personaje Alberto Ammann, Goya al mejor actor revelación por su trabajo en «Celda 211». Tanto el intérprete como el director han buscado convertir a Lope de Vega en un personaje de carne y hueso. La participación del actor es imprescindible, dice Waddington, para encontrar el tono y el camino de la película, una de las grandes apuestas del cine español este año.

Preparación

El nacimiento del Lope dramaturgo, sus ansias de triunfo, su pasión por la escritura; sus problemas con Jerónimo Velázquez, su empresario; su amor por Elena Osorio e Isabel de Urbina, son algunas de las líneas que conforman este retrato del joven Lope de Vega.

Andrucha Waddington, director de, entre otras, «Casa de arena» y «Yo, tú, ellos», ha trabajado en la preparación de la película durante cuatro años. Apenas conocía a Lope y necesitaba profundizar en él; también quería que todos los detalles de la producción estuvieran resueltos para, durante el rodaje, poder centrarse en el trabajo actoral. «Si la dramaturgia canta, la película es un desastre; por eso hay que llegar al rodaje con todo preparado para así cuidar la interpretación de todos los personajes, no sólo de los protagonistas».