ES NOTICIA EN ABC

Y el Oscar a la mejor película es... primero para «La La Land»; después para «Moonlight»

Un terrible error en la entrega del sobre a los presentadores provocó la equivocación de Faye Dunaway

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Haley Joel Osment podía ver muertos en vida; James McAvoy, desdoblar su personalidad hasta en 23 ocasiones, y en la gala de los Oscar ganó como mejor película del año «Moonlight» cuando se había anunciado «La La Land». Un final digno de un filme de M. Night Shyamalan, y él se apresuró a anunciarlo en Twitter. «Yo escribí el final de los Oscar de 2017. @JimmyKimmel, les pillamos». La broma de Shyamalan se hizo viral.

«Yo sabía que algo iba mal cuando me pidieron la tarjeta donde se anunciaba al ganador», reconoció el productor de «La La Land», Jordan Horowitz, en la cena del Gobernador. «Me sentí protagonista de una película de terror», aseguraba. Ante el terrorífico error, los organizadores de los Oscar se apresuraron a disculparse con los equipos de «Moonlight» y «La La Land». «Se han equivocado al dar el sobre y han entregado a Warren (Beatty) el que correspondía a la categoría anterior. Estamos investigando cómo pudo suceder y profundamente arrepentidos por esta equivocación. Apreciamos la elegancia de los nominados, de la Academia, de la ABC y de cómo Jimmy Kimmel manejó la situación».

Los contables más famosos

Dos contables de PricewaterhouseCoopers –la compañía responsable de contabilizar las votaciones de los Oscar–, en concreto, Martha Ruiz y Brian Cullinan, uno a cada lado del escenario, entregaban el sobre con el nombre del ganador a los presentadores de cada categoría. El problema es que ambos llevaban en sus maletines los sobres con los 24 premios de la noche y se duplicó el de mejor actriz. «Nos aseguramos de que ningún sistema informático contenga los resultados, custodiando los votos nosotros solos», explicaban hace unos días a los medios de comunicación. Sin embargo, lo inimaginable sucedió cuando entregaron a Warren Beatty el sobre equivocado, que este a su vez pasó a Faye Dunaway para su lectura La investigación posterior puede terminar con la sólida relación entre la Academia y Pricewaterhouse.

«Cuando nos dimos cuenta del error, lo solventamos rápidamente. Fuimos nosotros quienes avisamos al mánager del escenario para que detuviera la producción del show. Tuvimos que actuar rápidamente», dijo Brian Cullinan. El epílogo final de «La La Land», esos cinco minutos que retratan lo que pudo ser y no fue, se trasladó al escenario del Dolby Theatre de Hollywood. Todo el equipo del filme de Damien Chazelle, incluidos Emma Stone y Ryan Gosling, se tuvieron que bajar del escenario y aplaudir a la cinta «Moonlight», la verdadera ganadora del año. Parecía inevitable que en un año marcado por las noticias falsas, Hollywood viviera su momento de verdad alternativa.

Aparte del monumental ridículo final, Jimmy Kimmel salió ileso de su trabajo como anfitrión de la gala, aunque terminó disculpándose en nombre de la Academia. «Es muy desafortunada esta situación, debe ser culpa mía. Prometo que el próximo año no regreso», dijo en mitad del caos que se sucedió durante la entrega del último Oscar.

La gala tuvo muchos altibajos, aunque empezó con gran energía gracias a la actuación inicial de Justin Timberlake, nominado por la canción «Stop the feeling», de la película «Trolls». Kimmel sacó tajada durante toda la noche del enfrentamiento ficticio que mantiene desde hace años con Matt Damon. Durante la noche de los Oscar, el presentador interrumpió la presentación en varias ocasiones para hacer comentarios hirientes contra Damon, y no le permitió oficiar de presentador acallando sus palabras con la ayuda de la orquesta cuando el actor iba a entregar un galardón.

Viola Davis hace historia

Uno de los primeros premios de la noche fue a parar a manos de Viola Davis, secundaria de lujo en la película «Fences». Davis, que ya interpretó el papel de Rose en el teatro, se ciñó la triple corona, la vigésimo tercera persona que lo consigue en la historia, un término que describe a los actores y actrices que consiguen un Emmy, un Oscar y un Tony, y la primera actriz afroamericana que lo logra. Se une así a un selecto grupo de leyendas entre las que se hallan Jessica Lange, Al Pacino, Helen Mirren e Ingrid Bergman. Ni siquiera Meryl Streep lo ha conseguido.

Como mejor actor principal, el menor de los Affleck. Casey, de 41 años, que ganó el Oscar por su papel en «Manchester frente al mar». Un drama que recibió también el premio a mejor guión, recogido por el guionista y director Kenneth Lonergan. Affleck agradeció al cineasta por confiar en él, a Matt Damon, productor del filme, por darle el papel, y a su hermano Ben por su constante apoyo. «Ben, sabes que te quiero», le dijo a su emocionadísimo hermano mayor. El actor Mahershala Ali consiguió el Oscar al mejor actor de reparto por «Moonlight». Es el primera actor musulmán que logra una estatuilla.

Se esperaba que fuera la noche de «La La Land» y terminó siendo un pequeño fiasco. Ganó seis estatuillas de las catorce nominaciones que tenía: mejor director para Damien Chazelle, de 32 años, y el cineasta más joven en ganar un Oscar; mejor actriz para Emma Stone, música y canción para Justin Hurwitz, fotografía para Linus Sandgren y diseño de producción. Stone agradeció a su familia, a Ryan Gosling por divertirla y animarla a superarse a sí misma, y a Damien Chazelle por el inolvidable personaje de Mia. El único español nominado, Juanjo Giménez, se fue de vacío. Su cortometraje, «Timecode», perdió frente a la cinta húngara «Sing».