ES NOTICIA EN ABC

Premios Oscar 2019 ¿Cuánto cuesta la estatuilla de los Oscar y de qué material está hecha?

Los premios de cine más importantes de la industria esconden historias de lo más sorprendentes

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No hay ningún galardón tan significativo en el cine como el Oscar. El trofeo por excelencia de la industria audiovisual es el más reconocido de cuantos se pueden entregar y es el premio con el que sueña todo director, intérprete o artista que se precie dentro del género.

Son muchas las cosas que han cambiado en la historia de los trofeos, pero no el diseño del trofeo. La estatuilla está hecha de metal de Britania plateado y chapado a su vez en oro, lo que le confiere su color. La figura, que se erige sobre una base metálica negra, mide 34 centímetros de altura, pesa 3,85 kilos y muestra a un hombre desnudo, sin rostro, con los brazos cruzados mientras sostiene una espada sobre un rollo de película de cinco radios. Unos radios que, a su vez, representan las ramas originales de la Academia: directores, intérpretes, guionistas, productores y técnicos.

La estética de un Oscar es más que reconocible. Pero, ¿cuánto cuesta una estatuilla? La respuesta a la pregunta es de lo más sorprendente, pues su valor, de acuerdo con la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, es de un dólar. ¿El motivo? Que desde 1950, el organismo obliga a todos los galardonados a firmar un contrato para «evitar» la venta de los premios por parte de sus ganadores.

Así, y según el documento, si un galardonado quiere vender su Oscar, antes debe ofrecérselo a la Academia por el simbólico precio de un dólar, lo que hace prácticamente imposible su venta al «exterior». En caso de que el ganador del premio no esté de acuerdo, el galardón se quedará directamente en el estamento y no se lo llevará el vencedor. Antes de 1950, no obstante, había un vacío legal al respecto que llevó a varios ganadores del premio a vender sus Oscar por ingentes cantidades de dinero.

Cifras astronómicas

Así, el malogrado cantante Michael Jackson adquirió en 1999 el Oscar a Mejor Película que «Lo que el viento se llevó» ganó en 1940 por nada menos que 1,54 millones de dólares. Años más tarde, el mago David Copperfield compró por 232.000 dólares la estatuilla que el director Michael Curtiz había ganado por «Casablanca» en 1944. La familia de Orson Welles, por su parte, vendió el Oscar a Mejor Guion que el cineasta ganó en 1942 por «Ciudadano Kane» por cerca de 860.000 dólares.

A ese respecto, se conocen también algunas obras de mecenazgo llevadas a cabo por algunos de los artistas más reconocidos de la industria audiovisual. Según informa «BBC», el aclamado director Steven Spielberg adquirió en dos subastas y por más de un millón de dólares los Oscar que en 1935 y 1939 ganaron Clark Gable y Bette Davis respectivamente, para después donarlos a la Academia de Cine. Algo similar a lo que ocurrió con el hoy defenestrado Kevin Spacey, que en 2001 compró por más de 150.000 dólares el premio que había ganado el compositor George Stroll en 1946 para devolvérselo al organismo.