Es Noticia
Oti Rodríguez Marchante Oti Rodríguez Marchante

Dardos fuera de la diana

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Las candidaturas a los Oscar suelen venir acompañadas de un efecto terapéutico: aquellos que disfrutan indignándose siempre encuentran varios motivos para ello en la lista que lanza la Academia de Hollywood. Personalmente, ya he buscado y encontrado mis puntos de indignación con estos «nominados», y puedo, por lo tanto, respirar tranquilo. Dardos fuera de la diana: me parece mal que se incluya en el apartado de Mejor Película a «Black Panther», un paseo por Wakanda y sus superhéroes tan profundo como el cuenco de una mano, y se quede fuera, por ejemplo, «The Rider», preciosa, poética y amarga historia sobre una estrella rota del rodeo.

Las dos obras más singulares y fascinantes de 2018 han sido «Roma», del mexicano Cuarón, y «Cold War», del polaco Pawlikowski, y se enfrentarán en el apartado de Mejor Película en lengua no inglesa, lo cual parece natural. Lo que ya no es natural es que «Roma», también candidata y favorita al Oscar de Mejor Película, pueda ganar este galardón máximo y pierda el «secundario» con la película polaca (y cuidado con la japonesa «Un asunto de familia»). Cualquier resultado en este sentido será absurdo: «Roma» gana los dos Oscar, en lengua inglesa y en lengua extranjera; «Roma» gana el gran Oscar pero no es suficiente para ganar el «pequeño», y peor aún, «Roma» no gana ninguno de los dos.

Y absurdo es también hacer competir por el Oscar de Interpretación femenina a dos actrices principiantas, Yalitza Aparicio y Lady Gaga, (¿existen dos personas y personajes más diferentes en el mundo?), contra un peso pesado de la interpretación, como Glenn Close, quien, además, en «La buena esposa», alcanza niveles de finura y sutileza asombrosos. Tanto Yalitza Aparicio, conmovedora y frágil en «Roma», como Lady Gaga, hacen un muy meritorio trabajo, sí, pero, ¿nadie ha visto a Jennifer Lawrence en «Gorrión Rojo»?

Y una vez liberada la indignación, las candidaturas, como siempre, son excelentes y de la Academia, tal y como luego serán los Oscar.