Es Noticia

«Black Panther»: de conquistar a Hollywood a sorprender en los Oscar

La película de Ryan Coogler consigue la primera nominación en esta categoría para una cinta de superhéroes

Chadwick Boseman encarna al protector de Wakanda
Chadwick Boseman encarna al protector de Wakanda - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace apenas cuatro meses, la Academia de Hollywood anunciaba que la nueva categoría de los Oscar que iban a introducir para esta edición, el «Oscar a la película más popular» (que imitaba a los premios de la MTV o a los People Choice Awards), no se entregaría en la próxima gala finalmente. Ahora, con las nominaciones en la mano, vemos que ni siquiera era necesaria, ya que tres de las películas más taquilleras del año –«Ha nacido una estrella» (359 millones de euros), «Black Panther» (1.180 millones de euros) y «Bohemian Rhapsody» (702 millones de euros)– encabezan las nominaciones.

Entre ellas destaca «Black Panther», la que ya es oficialmente la primera cinta de superhéroes, que hasta ahora se habían conformado con galardones técnicos, en optar a la estatuilla de Mejor película, junto a otras seis nominaciones (entre las que destacan mejor vestuario y mejor música). La película de Marvel consigue un hito con el que otras soñaron. Como «El caballero oscuro» de Nolan, que estuvo a punto de colarse en la categoría; sin embargo, por aquel entonces eran solo cinco las cintas que entraban en la categoría y esto hizo que su nominación –entonces muy disputada– finalmente no se concediese. Lo que sí que consiguieron fue el galardón póstumo como mejor actor secundario para Heath Ledger. Además, tras la polémica que generó su ausencia en la categoría principal, la Academia decidió aumentar de cinco a diez las candidatas en la edición siguiente.

Este tipo de películas están de moda. Prueba de ello es que siete de los once filmes más vistos de 2018 son de este género. «Vengadores: Infinity War» encabeza la lista, con una recaudación de 1.800 millones de euros, seguida de cerca por «Black Panther». En esa lista también aparecen filmes como «Los Increíbles 2» (tercera con 1.090 millones de euros) o «Venom» (sexta con 752 millones); por no hablar de la reaparición de «Aquaman». El mismo superhéroe del que DC se burlaba ha conseguido colocarse como la quinta película más vista y recaudar casi 940 millones. Incluso en España, «Superlópez» se ha posicionado como la segunda película más vista.

Pero «Black Panther» cuenta con un añadido. El filme de Ryan Coogler llegó a la taquilla con la intención de cambiar la forma en la que vemos los superhéroes y el cine tradicional en general. Este rey salió de uno de los cajones de Marvel, donde llevaba guardado 50 años, para dejar de lado los típicos papeles de persona oprimida que busca su propia libertad («12 años de esclavitud») o el del típico «sabio negro», como el que Morgan Freeman interpretó en «Cadena perpetua», que han encarnado los acotres negros.

Reabriendo un debate

Lo hace con un discurso totalmente nuevo: recordando épocas históricas delicadas de tratar, héroes negros y mujeres con mucho poder: «Pero esto no es la solución al problema. Esta es la excusa para empezar una conversación que tenemos pendiente y para eso tenemos que ver qué tenemos que tratar, de qué hay que hablar». Aún así, ni el equipo técnico ni los actores de la película de Marvel quieren que el espectador interprete a este superhéroe como una reivindicación. «Creo que no tenemos que diseccionar tanto la película con sus aspectos políticos o raciales. Hay que ver esto con una normalidad y saber apreciar que es una buena película», explica a ABC el actor Michael B. Jordan.

Pero ¿por qué habían esperado tanto? «Los productores no se habían sentidos seguros con la idea de llevar a un superhéroe negro a la pantalla hasta ahora por miedo a que no fuese rentable», responde el encargado de dar vida al villano que ha hecho que Black Panther se plantee qué tipo de rey quiere ser mientras compagina su rol de superhéroe: Killmonger. La entrega de Marvel también obliga al espectador a hacer memoria con preguntas como «¿quién lo robó primero?» en pleno Museo Británico de Londres plagado de piezas arqueológicas de diferentes colonias, entre ellas algunas “wakandianas”. «Hay veces que la gente se olvida de la historia, de lo que ha ocurrido. Por eso creo que va a apreciar ver la verdad en la pantalla. Es un “sí, eso es lo que pasó”. Ahora ¿qué?». La sociedad necesita «excusas» para analizar sus principales problemas sociales, pero ¿se merece un Oscar?

Una polémica nominación

Las siete nominaciones que ha recibido la película han causado confusión y furor a partes iguales. Mientras los seguidores de Marvel gritaban eufóricos «Wakanda forever», los cinéfilos más puristas se preguntaban si una película de superhéroes tiene que estar entre las posibles ganadores de la estatuilla a Mejor Película. «Es muy entretenida, pero de ahí a competir por ese Oscar...», reflexionaba una de mis compañeras en redacción. Sin duda, lo que le ha valido esta nominación ha sido su mensaje reivindicativo y carismático porque si hubiesen mirado con más detalle la calidad técnica y la recaudación, los miembros de la Academia se hubieran quedado con «Vengadores: Infinity War».