ES NOTICIA EN ABC

Vigalondo transforma a Anne Hathaway en un monstruo dominado por el alcohol en «Colossal»

«Colossal», dirigida por Nacho Vigalondo, critica la obsesión popular por las redes sociales, por esconderse tras un avatar para juzgar pero lo hace desde de la fantasía, envolviendo la historia con romance y monstruos

Anne Hathaway protagoniza «Colossal», de Vigalondo
Anne Hathaway protagoniza «Colossal», de Vigalondo
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz Anne Hathaway se enamoró del guion de «Colossal», un libreto escrito y dirigido por el cántabro Nacho Vigalondo, y decidió interpretarlo. «No lo dudé. No había ningún otro actor unido al proyecto, ni siquiera tenían financiación, pero encontré una ternura y realidad que hablaba de mi infancia. Me sentí identificada con el personaje. Realmente deseaba que esta película se llevara a cabo», cuenta.

En la cinta de Vigalondo, la actriz da vida Gloria, una mujer que trata de recuperar su camino regresando al pueblo de su infancia. Sin empleo y abandonada por su novio (Dan Stevens), empieza a trabajar como camarera con un amigo del instituto (Jason Sudeikis) en el bar local de la ciudad en la que creció. «Gloria tiene un problema de alcoholismo, una adicción que encaja con un patrón de conducta que he interpretado varias veces en el cine. Siento cierta afección por este tipo de personajes porque conozco el sentimiento. Salto ante la oportunidad de representar personas heridas, este tipo de papeles siempre son una gran motivación para mí. Me gusta poder mostrar en pantalla grupos que han sido estigmatizados, grupos a los que mirarnos con el corazón endurecido». Para Hathaway, la cinta era un espejo donde mirarse. «He vivido con muchos adictos, forman parte de mi vida y sé de lo que hablo. Ahora que soy madre, que tengo a mi hijo, quiero que todo el mundo pueda recibir amor», revela sin terminar la frase.

El filme es, en realidad, un homenaje a las películas coreanas de monstruos. «Las películas Kaiju Eiga (extrañas criaturas) me hipnotizaban de niño. Me encantaba sentarme a verlas porque eran poesía surrealista para mí. Tienes un gigante en mitad de una ciudad, animales confundidos rodeados de ambientes hostiles. Si lo piensas, es absurdo. Pero, al mismo tiempo, es una idea con la que te identificas en la infancia», dice Vigalondo en una habitación de hotel en Toronto de «Colossal», un filme donde a través de la fantasía se cuenta una historia muy humana.

Esta producción canadiense critica la obsesión popular por las redes sociales, por esconderse tras un avatar para juzgar pero lo hace desde de la fantasía, envolviendo la historia con romance y monstruos. «No sé si el filme tendrá un gran impacto, creo que da poder al público porque anima a correr riesgos. Personalmente, no creo que debamos criticar a nadie para celebrarnos a nosotros. Gloria, a cierto nivel, soy yo, la joven que yo era con dieciséis años», termina diciendo Hathaway.