ES NOTICIA EN ABC
1:28
Luis Zahera, Rodrigo Sorogoyen y Antonio de la Torre preparan una escena durante el rodaje de «El reino»

En vídeo: Antonio de la Torre se cuela en las alcantarillas de la política en «El reino»

La nueva película del director de «Que Dios nos perdone» narra lo peor de la corrupción

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Al igual que en “Que Dios nos perdone” queríamos hacer un thriller, una película con una trama de suspense que pueda enganchar al espectador pero que hable de los seres humanos y de sus oscuridades, de sus dilemas vitales. En ese caso fue la violencia el tema central, en éste la corrupción. Ya no solo la política, sino la humana. La mentira como forma de vida», cuenta Rodrigo Sorogoyen sobre su nueva película, «El reino», que llegará a los cines el próximo 28 de septiembre y compite en el Festival de San Sebastián.

ABC Play ofrece en exclusiva unas imágenes con Antonio de la Torre adentrándose en las más podridas alcantarillas de la alta política, repletas de corrupción y lujos.

«El reino» está protagonizada por Antonio de la Torre, Mónica López, Josep Maria Pou, Nacho Fresneda, Ana Wagener, Bárbara Lennie... Y cuenta la historia de Manuel (Antonio de la Torre), un influyente vicesecretario autonómico de un partido político, que lo tiene todo a favor para dar el salto a la política nacional, observa cómo su perfecta vida se desmorona a partir de unas filtraciones que le implican en una trama de corrupción junto a Paco, uno de sus mejores amigos. Mientras los medios de comunicación empiezan a hacerse eco de las dimensiones del escándalo, el partido cierra filas y únicamente Paco sale indemne.

Manuel es expulsado del reino, señalado por la opinión pública y traicionado por los que, hasta hace unas horas, eran sus amigos. Aunque el partido pretende que él cargue con toda la responsabilidad, Manuel no se resigna a caer solo.

Con el único apoyo de su mujer y de su hija, y atrapado en una espiral de supervivencia, Manuel se verá obligado a luchar contra una maquinaria de corrupción que lleva años engrasada, y contra un sistema de partidos en el que los reyes caen, pero los reinos continúan.