ES NOTICIA EN ABC
Oti Rodríguez MarchanteOti Rodríguez Marchante

Versión Cannes del vuelva usted mañana

La Prensa invitada no podrá ver la película de Jim Jarmusch, «The dead don’t die», hasta la noche y durante la celebración de la gala

Imagen del Festival de Cannes
Imagen del Festival de Cannes - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Horas antes de empezar la 72 edición del Festival, la organización ya le ha ganado el pulso a la Prensa invitada, que no podrá ver la película de Jim Jarmusch, «The dead don’t die», hasta la noche y durante la celebración de la gala. Esto significa, lo primero, que las críticas en los periódicos tendrán dificultad (o imposibilidad) de aparecer al día siguiente, que no es exactamente la pretensión de los organizadores, que lo que quieren en realidad es evitar el flujo de opiniones en las redes sociales antes de que los protagonistas de la ceremonia, el director y sus actores, se paseen por la alfombra roja. Ciertamente, es desagradable andar por ella cuando ya han acuchillado (si fuera el caso) tu película en Twitter, pero también lo es llegar tarde, mal y nunca a la atención que se merecen los seguidores del Festival.

La ceremonia de inauguración comienza a las 19.30 de la tarde, y la proyección de «The dead don’t die», alrededor de una hora después. Y este corrimiento de proyecciones ya afecta a todo el resto de la programación, que le añadirá un lío más (de los muchos que hay para encuadrar proyecciones, secciones, crónicas, embargos y dilaciones) a la tarea de sobrevivir a la marea de Cannes.

Tal vez los protagonistas del cine de cada día, productores, directores, actores, actrices…, puedan disfrutar entre risas y buen rollo a la entrada de los pases de gala, pero el plumilla «del día siguiente», esa especie a extinguir, andará como en una charca de cocodrilos entre el pase de las 8.30 de la mañana y de las 22.00 de la noche, sin saber exactamente qué, cuándo y cómo escribir de las películas sin romper ningún embargo ni ninguna norma. Y a todo esto, seguirán, sin duda, volando los tweets con el contenido que les venga en gana, porque ¿desde cuándo hay que haber visto una película para chafarla en Twitter?