Es Noticia

Tráiler Disney se burla de sus propias princesas en «Ralph rompe Internet»

La secuela de «Rompe Ralph» sale de los recreativos y se adentra en el mundo inexplorado de Internet

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ya sabíamos que «Ralph rompe Internet» permitiría que nuestro villano favorito (que sigue sin querer ser un villano) y Vanellope salieran de los recreativos y se adentrarán en el mundo inexplorado, expansivo y emocionante de Internet. Pero lo que no sabíamos es qué recovecos de la red explorarían. Con el segundo avance de la secuela de «Rompe Ralph» empezamos a hacernos una idea.

Después de recorrer distintos rincones de Internet, terminarán en un lugar plagado de personajes de ficción al ritmo de Daft Punk: Oh my Disney. Pero desde el primer momento, Vanellope deja claro sus preferencias: «¿Princesas y personajes de dibujos? Poto». La princesa de Sugar Rush se meterá en más de un lío y terminará perseguida por stormtroopers de «Star Wars».

Al huir de ellos, entrará (sin querer) en una sala repleta de princesas Disney: Blancanieves, Cenicienta, Rapunzel, Bella... solo falta Ariel. Esta histórica reunión de las princesas le ha costado más de una crítica a Disney, a quien acusan de haber «blanqueado la piel de Pocahontas». Sin embargo, hay otro detalle que nos parece aún más curioso. El estudio Disney ha utilizado «Ralph rompe Internet» para burlarse de sus propias princesas.

Al ver a la pequeña entrar en su sala, las princesas se lanzan a por ella. Cenicienta rompe su zapato de cristal, Pacahontas empuña un bastón y Jasmín coge la lámpara del genio a modo de arma. Menos mal que Vanellope consigue calmarlas al decir que ella también es una princesa.

«¿Y qué clase de princesa eres?», le pregunta intimidante Pocahontas. «¿Tienes pelo mágico?», interrumpe Rapunzel, pero Vanellope responde «no». «¿Manos mágicas?», continúa Elsa, quien también se lleva una negativa. «¿Los animales te hablan?», pregunta una Cenicienta plagada de pájaros, que está junto a Jasmín y Raja y Pocahontas y Miko. «¿Has sido envenenada?», dice Blancanieves. «¿Maldecida?», añaden Tiana y Aurora. «¿Secuestrada o esclavizada?», insisten Rapunzel y Bella.

«¡No! ¿Estáis bien? ¿Voy llamando a la Policía?», contesta Vanellope a gritos. Pero, justo en ese momento, Rapunzel encuentra el punto que une a la pequeña con las princesas: «¿Todo el mundo da por hecho que tus problemas se solucionan cuando aparece un hombre grande y fuerte?».

Podemos interpretar este pequeño diálogo de distintas formas, aunque suponemos que lo que ha querido hacer Disney con él es reírse de sus propios defectos. Sin embargo, este es un tema que ha salido a debate en un sinfín de ocasiones. Hace un par de años la doctora Jennifer L. Hardstein popularizó un libro en el que hablaba del denominado «Síndrome de la princesa», un trastorno generado por el impacto «negativo y peligroso» sobre los más pequeños de ciertos cuentos y personajes de ficción, tal y como informaba Inma Zamora.

En su libro, Hardstein asegura que películas como «Frozen» o «La Bella y la Bestia» contribuyen a transmitir una idea estereotipada de la mujer e impactan negativamente en las jóvenes receptoras de estos contenidos, que pensarán que tan solo si son guapas y visten a la moda lograrán encontrar al ansiado príncipe azul.

Por suerte, Disney sabe que eso es algo que tienen que cambiar y lo han demostrado sacando historias como la de «Brave», con una princesa valiente como Mérida. De momento, tenemos que esperar hasta que «Ralph rompe Internet» llegue a las salas de España el 5 de diciembre de 2018.