Es Noticia

Traición, secretos y muertes en la Corte británica: el desconocido reinado de Ana Estuardo

La película «La favorita», dirigida por Lanthimos y protagonizada por Olivia Colman, Emma Stone y Rachel Weisz, profundiza en las intrigas y manipulaciones del triunvirato de la Corte británica a principios del siglo XVIII

Olivia Colman es Ana Estuardo en «La favorita»
Olivia Colman es Ana Estuardo en «La favorita»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dos siglos después de que Carlos V se retirase en el monasterio de Yuste para reposar en su peculiar silla la gota galopante que le impedía seguir gobernando, una mujer con el mismo padecimiento dirigió su país durante 12 años, convirtiéndose en la primera Reina de Gran Bretaña tras ser testigo de la unificación de Inglaterra y Escocia.

Pese a sus méritos, Ana Estuardo es una de las más desconocidas monarcas de la historia del país británico, en parte porque, a pesar de sus insólitos diecisiete. Se casó en 1683 con el príncipe protestante Jorge de Dinamarca; una unión impopular por las inclinaciones francesas del país natal del hermano del Rey Cristian V de la que nacieron diecisiete hijos, aunque solo uno, Guillermo de Gloucester, sobrevivió a la infancia. Así, Ana no dejó herederos que hablaran de ella. De hecho, explican los responsables de «La favorita», si Ana hubiera dejado un heredero, puede que no hubiese existido Estados Unidos como tal, ya que Jorge III quizá nunca se habría convertido en rey.

A pesar de que Yorgos Lanthimos se inclina hacia la psicodinámica y las chispas que saltan en las relaciones interpersonales, la base de«La favorita» empezó con el de por sí plagado de misterio reinado de la Reina Ana (Olivia Colman). «Lo que más me llamó la atención fueron estos tres personajes, su poder, sus relaciones frágiles y cómo el comportamiento de tan pocas personas podía alterar el curso de una guerra y el destino de un país. También es para mí una historia de amor que puede ser bastante divertida, dramática y que se tiñe de oscuridad», afirma el director.

Accedió al trono británico en 1702, básicamente porque no hubo otro sucesor protestante de la casa de los Estuardo. De este modo, a principios del convulso siglo XVIII la Reina Ana asume el poder cuando Inglaterra estaba al borde de una oleada de cambios. La Reina supervisaría una contienda con Francia, considerada la primera guerra mundial de los tiempos modernos, y la unión de Inglaterra con Escocia para forjar el Reino de Gran Bretaña a través del Acta de Unión rubricado en 1707. Además, se enfrentaría a una nueva e impactante era de amarga división nacional, con los whigs y los tories enfrentándose como partidos y luchando encarnizadamente entre sí para lograr mayor influencia a medida que nacía un nuevo sistema político bipartidista.

Para el mundo de las agendas personales y políticas en rápida expansión en el que se desenvolvía, a los ojos de los demás la Reina Ana no era la candidata ideal a gobernar el país. Se la percibía como una persona muy propensa a la manipulación, debido a los constantes problemas de salud que la aquejaban, su conocida docilidad, su glamour nulo a causa de sus innumerables afecciones de la piel y de las articulaciones, y debido a que poseía una educación limitada, explican en la nota de prensa de «La favorita».

Todo aquello suponía, a su vez, que la Reina Ana estuviera rodeada de personas que competían para conseguir más influencia hallando una manera de ganarse su confianza, o tal vez, su corazón. De ahí el título de la película, que profundiza en la relación de la monarca británica con dos de sus personas más cercanas, Lady Sarah Churchill (Rachel Weisz) y Abigail Masham (Emma Stone).

Las intrigas del triunvirato

Las dos mujeres, que se adentraron de forma profunda en el santuario interno de An Estuardo, crearon un triunvirato de jugadoras femeninas potentes y poco comunes para cualquier época, menos aún en aquel periodo conocido como la Preilustración.

La primera fue la legendariamente audaz y encantadora Duquesa de Marlborough, mejor amiga de Ana Estuardo desde la infancia que, una vez que esta ascendió al trono, se convirtió en su principal asesora política y tal vez (según los rumores que han circulado durante siglos) en su amante. Su marido, el duque de Marlborough, John Churchill, dirigió las tropas inglesas en la Guerra de Sucesión Española.

La segunda fue Abigail Masham, prima de Sarah de nacimiento que, a pesar de ello, se encontraba en la miseria debido a la bancarrota familiar y entró a formar parte de la Casa Real como una humilde doncella. Sin embargo, Abigail iniciaría una batalla épica y vehemente contra Sarah para convertirse en la nueva «favorita» de la Reina, volviéndose indispensable para Ana, mientras la llevaba en la dirección política opuesta a la de Lady Sarah.

«Era una historia fantástica de traición con una insólita oportunidad de ver a mujeres brillantes comportarse mal, y el hecho de que está basada en una historia real la hacía tanto más atractiva. Desde entonces, el guion ha sufrido innumerables cambios. Sin embargo, la historia central, la de tres mujeres que luchan por sobrevivir traicionando a los demás, ha perdurado», asegura la productora Ceci Dempsey. «Sabíamos que, si Yorgos se hacía cargo del drama de época británico, lo redefiniría para crear algo completamente único. Eso fue emocionante. Yorgos es alguien que no solo tiene una visión, sino que puede ponerla en orden para contar algo audaz, inconfundible e inspirador. Cuando encuentras personas con ese tipo de visión, las sigues a cualquier lugar que te lleven», cuenta, por su parte, otro de los productores de «La favorita», Ed Guiney.