ES NOTICIA EN ABC

La trágica historia que ha marcado al taciturno Keanu Reeves

El actor, conocido sobre todo por su papel de Neo en «Matrix», sufrió varios golpes que a punto estuvieron de terminar con su carrera. El divertido doblaje en «Toy Story 4» y la última del sicario John Wick rescatan ahora al intérprete

Keanu Reeves - Vídeo: Huida imposible de Keanu Reeves en 'John Wick 3: Parabellum'
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Era una suerte de Leonardo DiCaprio, joven, guapo y con una gran proyección en la industria. Sin embargo, y tras saborear el éxito con algunos de sus papeles, terminó convertido en alguien más parecido a Severus Snape, no solo por el pelo, sino por su gesto adusto, marcado por una serie de tragedias que sumieron al actor en una especie de luto perpetuo, casi siempre vestido de negro.

Keanu Reeves, actor y músico pero sobre todo Neo («Matrix») y Scott Favor («Mi Idaho privado»), consiguió que Winona Rider cruzara océanos de tiempo para encontrarlo pese a no ser Drácula ni Gary Oldman, pero ha terminado encasillado en el papel de tipo que intenta salvar el mundo. Mucha acción, artificios y alguna mueca.

Más allá de su extenso currículo como actor, en el que se cuentan más de sesenta películas –incluidos títulos menores–, el papel más duro al que ha tenido que Reeves ha tenido que hacer frente no fue en una ficción sino en la vida real.

De pequeño su sueño no pasaba por salir en la gran pantalla, sino ser el líder de un equipo de hockey sobre hielo. Sin embargo, una lesión le obligó a buscar otra alternativa y, visto lo visto, acertó de lleno. Aunque, con el éxito, también le llegaron las desgracias y un nuevo revés sacudió su vida. Solo unos meses después de que se estrenase «Matrix», su novia, la también actriz Jennifer Syme, dio a luz de manera prematura al bebé que ambos esperaban. La niña, a la que iban a llamar Ava, nació muerta.

El fallecimiento de la niña destrozó la relación entre Reeves y Syme. La mujer entró en depresión y el actor no conseguía ser feliz, por lo que terminaron separándose. Pero en abril de 2001, en un momento en el que ambos intentaban reforzar su relación, Syme tuvo un accidente mientras volvía de una fiesta en casa del cantante Marilyn Manson, amigo de la pareja. Se salió de la carretera y murió al instante. Según los informes policiales, la intérprete estaba tomando medicamentos recetados contra la depresión.

No fue la única desgracia a la que tuvo que hacer frente Keanu Reeves. A su hermana se le reprodujo la leucemia que sufría, aunque logró salvarse. De actualidad ahora por el estreno de «John Wick 3» y el doblaje de Duke Caboom en «Toy Story 4», su estatus ha decaído en los últimos años por las polémicas, en las que incluso se han sucedido los bulos sobre su muerte, que ha sido desmentida en numerosas ocasiones.

Hace cinco años, además, dos acosadores entraron en su casa en menos de tres días en dos turbios episodios. La primera apareció en su biblioteca y le dijo al actor que estaba allí para reunirse con él. El segundo, días después, se coló en su vivienda y se bañó desnudo en la piscina antes de ser detenido por la policía.

No fue hasta que se enfundó el traje de John Wick, ese mismo año, cuando el taciturno intérprete volvió a encontrar un papel a su medida: un sicario de rostro inmutable pese al sangriento horror que provoca allí por donde pasa. Un rol con el que, por fin, el actor remonta el vuelo, estancado desde que fue «el elegido» de las hermanas Wachowski.