ES NOTICIA EN ABC

Thor: Ragnarok Heimdal, el Dios Blanco de la mitología nórdica que hizo sonar el cuerno del Apocalipsis

Idris Elba interpretará a uno de los hijos menos conocidos de Odín, guardián de la tierra de los dioses Asgard y encargado de proteger al reino de la villana ficticia a la que da vida Cate Blanchett en «Thor: Ragnarok»

Idris Elba interpreta a Hemdall en «Thor: Ragnarok»
Idris Elba interpreta a Hemdall en «Thor: Ragnarok»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Todo el mundo conoce a Thor, el dios del trueno y el más popular de los hijos de Odín. Sin embargo, fue otro de los vástagos del dios de la sabiduría, la muerte y la guerra quien anunció el temido Ragnarok, que da título a la tercera película de la franquicia de la deidad del martillo y que en la mitología nórdica significa el fin del mundo.

Heimdal nació de un paseo a las orillas del mar. Durante la travesía, Odín se quedó prendado de nueve bellas gigantes, conocidas como «doncellas de las olas», y se desposó con todas ellas, que se combinaron para concebir a Heimdal, guardián de Asgard, la morada de los dioses, y custodio del Bifrost, el arco iris construido con fuego, aire y agua que sirve de acceso a la misma.

Para asegurar que el encargado de tan venerable tarea estuviese a la altura, los dioses dotaron a Heimdal de agudos sentidos que le permitían oír crecer la hierba en las colinas o ver como un águila, capaz de divisar lo que fuera a casi doscientos kilómetros de distancia incluso de noche. El estoico vigilante de la tierra de los dioses apenas necesitaba tiempo de descanso, lo cual hacía a este nuevo dios idóneo para la protección de Asgard.

Representado con una reluciente armadura de metal blanco que le valió el nombre de dios de la luz o Dios Blanco, Heimdal estaba equipado con una increíble espada y un cuerno símbolo de luna creciente llamado Gjallarhorn, contraparte del ojo de Odín que representaba la luna llena, y con cuyo terrible sonido anunció la llegada del Apocalipsis, batalla en la que murió a manos de Loki, dios del engaño y, según las eddas o colección de historias de la mitología nórdica, «origen de todo fraude».

Asimismo, Heimdal tenía el honor de recibir a los héroes en Valhalla, el paraíso de los guerreros, y su sonrisa, dorada, relucía cada vez que abría la boca, valiéndole también el sobrenombre de Gullitani (dientes de oro).

En la película «Thor: Ragnarok», Idris Elba se enfundará la armadura de este Dios Blanco para evitar las consecuencias de la batalla final. Armado con su increíble espada y la capacidad de ver en cualquier parte del universo y en cualquier momento, Heimdall (con doble l en la ficción), uno de los guerreros más feroces de Asgard, deberá defender a la gente de su mundo natal de la malvada Hela (Cate Blanchett) y sus siniestros planes.

Y aunque previsiblemente Thor y sus aliados conseguirán salvar la tierra de los dioses en la batalla final en la que Loki, revirtendo las historias de la mitología, se redimirá, el director de la película, Taika Waititi, ha querido dar un nuevo sentido al término Ragnarok en la franquicia, desmarcándose del trabajo de los anteriores realizadores: «Creo que lo que Ragnarok significa es un renacimiento. Es el comienzo de un nuevo ciclo. Un nuevo ciclo en la vida del mundo o de los reinos del universo. Lo interpreto como la destrucción de lo viejo y el renacimiento de lo nuevo», ha afirmado.