ES NOTICIA EN ABC

Las temibles tijeras del director: Harrison Ford y otros actores que fueron suprimidos en sus películas

Grandes nombres de la interpretación como Uma Thurman, Mickey Rourke o Tobey Maguire han sido suprimidos por el director del montaje final de una película

El personaje de Harrison Ford fue suprimido en el montaje de «E.T»
El personaje de Harrison Ford fue suprimido en el montaje de «E.T»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La semana pasada supimos que Quentin Tarantino, el prestigioso cineasta que estrena este mes «Érase una vez en Hollywood», había decidido cortar a cinco actores en el montaje final de la que es su novena película. Los afectados por esta decisión del director estadounidense son Tim Roth, Michael Madsen, James Marsden, Danny Strong y James Remar. Aunque tres de ellos ya habían participado en otras películas de Tarantino, en esta ocasión el director ha prescindido de sus escenas sin que haya trascendido ninguna explicación. «No tienen hueco en las dos horas y 39 minutos de película», resumió la revista Esquire.

A principios de este mes se hizo público que lo mismo le había sucedido a la española Ana de Armas Su personaje en «Yesterday» fue suprimido, según el guionista Richard Curtis, por «complicar» la historia de amor entre los dos protagonistas. El británico Danny Boyle, director de la película, ha explicado en una entrevista que escribió a Ana para decirle «lo siento mucho. Ella hizo un trabajo maravilloso. No es su culpa. Es una verdadera pena».

Pero estos cambios de guion a última hora no son algo nuevo en la historia del cine. Hay directores que no tienen una idea clara de cómo va a ser su película cuando empiezan a rodarla, y por esa razón graban varias escenas para tramas diferentes y al final hacen una selección. Y no solamente los directores tienen la facultad de eliminar a un actor de una película, pues también los productores han sido responsables de la supresión de un intérprete por las más diversas razones.

Hasta el mismísimo Harrison Ford ha sido víctima de una de estas decapitaciones en la sala de montaje. Ford iba a aparecer en «E.T», la película de Steven Spielberg sobre la vida de un extraterrestre en la tierra, como director de la escuela de Eliot, el protagonista. La escena en la que aparecía reprendiendo al joven fue suprimida por Spielberg, quien juzgó que alargaba innecesariamente la película.

A Terrence Malick tampoco le duelen prendas a la hora de prescindir de alguno de sus actores. Durante el montaje de «La delgada línea roja» se cargó escenas en las que aparecían actores como Mickey Rourke, quien luego declaró que su papel en la película era de los mejores que había hecho, Billy Bob Thorntorn, Gary Oldman y Viggo Mortensen. Malick también utilizó sus tijeras en la edición de «El árbol de la vida». El personaje de Sean Penn no llegó a ser eliminado del todo, pero aparece solamente durante cinco minutos después de que el actor trabajase semanas junto a Malick. Penn, muy molesto, reconoció a los medios que «estoy tratando de averiguarqué hago allí y qué se supone que añadía mi personaje en ese contexto. Es más, el mismo Terry [Malick] nunca pudo explicármelo claramente».

Uma Thurman ha sido borrada en dos ocasiones de una película, y en ambas el responsable fue el mismo: el director Oliver Stone. En «Asesinos natos», Thurman iba a dar vida a una testigo del juicio contra Mickey que acabaría muriendo apuñalada con un lápiz. El director sacó al personaje del montaje final, y lo mismo hizo años después en «Salvajes» con el papel de Thurman. La actriz interpretaba a la madre ausencia de una chica hippie a la que daba Blake Lively. Esta última se refirió al tema durante la gira promocional de la película: «Es una pena que se pierda en la película. Se hicieron cosas muy bonitas con Uma Thurman».

Tobey Maguire estuvo a punto de aparecer en el final de «La vida de Pi», que dirigía el taiwanés Ang Lee, pero el director cambió de planes por un motivo bastante sorprendente. El cineasta juzgó que Maguire, quien ya había protagonizado las películas de «Spiderman», era demasiado conocido y su aparición podría eclipsar el desenlace de la cinta.

Otros grandes nombres de la interpretación han pasado por situaciones de esta clase. Harvey Keitel perdió su papel en «Apocalypse Now» de Coppola y luego en «Eyes Wide Shut» de Kubrick, esta vez junto a Jennifer Jason Leigh. Kevin Costner desapareció del montaje definitivo de «Reencuentro», que iba a ser su debut en Hollywood. Viggo Mortensen iba a aparecer, y finalmente no lo hizo, en «La rosa púrpura del Cairo», de Woody Allen. Andy García iba a ser la pareja de Michelle Pfeiffer en «Mentes peligrosas», pero las escenas fueron suprimidas cuando hasta él mismo reconoció que su papel era innecesario en la trama. Y, a juzgar por cómo les ha ido en sus carreras, parece que lo más recomendable en estos casos es encajar el golpe, levantarse y seguir trabajando.