Es Noticia

La televisión pública italiana emite «El último tango en París» tras casi 50 años censurada

47 años después de su estreno, se proyectó por primera vez la película de Bernardo Bertolucci en la RAI

Los italianos pudieron ver por primera vez en sus casas la censurada escena de la mantequilla de «El último tango en París»
Los italianos pudieron ver por primera vez en sus casas la censurada escena de la mantequilla de «El último tango en París» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El último tango en París» (1972), la sexta película del director italiano y tercera colaboración con el director de fotografía Vittorio Storaro, se convirtió en la protagonista de todos los escándalos iniimaginables. En España, la censura provocó que su estreno llevara más de cinco años. No se pudo ver hasta diciembre de 1977, cuando ya llevábamos unos dos años de Transición. Pero en Italia, aún peor, ya que fue llevada a los tribunales por la polémica escena de la «violación». Anoche, 47 años después de su estreno, se proyectó por primera vez en la RAI, la televisión pública italiana, sin ningún tipo de censura.

Apenas diez segundos de metraje provocaron que «El último tango en París» fuese incorporado en la lista negra hasta 1987, es decir, quince años después de su estreno. Poco después de su salida de este listado, la película fue secuestrada en Italia mientras el Tribunal de Casación ordenó que se destruyeran todas las copias de esta por inmoral.

La película, con la que Bertolucci asegura que pasó «de un cine de autoconfesión a otro más abierto, más dialogante con el público», le costó cinco años de privación de los derechos civiles e incluso fue condenado a cuatro meses de prisión. Incluso, 36 años después de su estreno, fue tachado de «proxeneta» por la protagonista Maria Schneider, quien también le responsabilizó de todas las desgracias que le vendrían hasta su muerte en 2011. La actriz aseguró que la escena no estaba en el guion, y acusó al director y al actor principal (Marlon Brando) de haber conspirado a sus espaldas para engañarla.

En su momento, Bertolucci aseguró que lo único que no aparecía en el guion era la utilización de la mantequilla. Aun así, el director entonó el «mea culpa» y se excusó en que Schneider quizá «era demasiado joven para entender lo que estaba pasando». Años después, en 2013, reavivó la polémica con unas declaraciones a «Cinemathèque Française»: «No me arrepiento, pero me siento culpable. (...) Quería que su reacción fuera la de una chica, no la de una actriz. Quería que sintiera la humillación, que gritara ¡no, no!... Creo que nos odió a Marlon y a mí».

[La presunta «violación» de Marlon Brando en «El último tango en París»]

«El último tango en París» también se convirtió en una de las más taquilleras en la historia del cine italiano; es decir, fue una de las películas más rentables del cineasta. No fue hasta el año pasado cuando, tras ser restaurada en alta calidad, volvió a las salas de cine. Aprovechando este regreso, Bertolucci la volvió a presentar en el Festival de Bari.