ES NOTICIA EN ABC
Win Wenders

«Ni en mis sueños más salvajes pensé que rodaría con el Papa»

El realizador alemán Wim Wenders presentó en Cannes su documental sobre el Sumo Pontífice, una cinta en la que muestra su particular versión del mundo

Wim Wenders posa en Cannes durante la presentación de su documental sobre el Papa Francisco
Wim Wenders posa en Cannes durante la presentación de su documental sobre el Papa Francisco
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El nuevo documental Wim Wenders no es una biografía al uso, ni un repaso de la historia del Papa Francisco: es una laboriosa e íntima carta del mayor representante de la Iglesia a todos sus fieles y, al mismo tiempo, un mensaje de inclusión para aquellos que no predican su fe. Las palabras directas de Francisco a la cámara, en español, cautivan al espectador. Familia, pedofilia, revolución, medio ambiente, tecnología, igualdad, pobreza, consumo; Wenders pregunta sin miedo y el Papa contesta con la misma valentía. Una visión única que no dejará indiferente a nadie.

P - ¿Cómo surge la idea de este documental?

R - Ni en mis sueños más salvajes podía imaginar que iba a rodar un filme con el Papa. No estaba en mis planes de vida. El Vaticano me preguntó si estaría interesado en involucrarme en una cinta sobre el Papa. Siempre supe que era un hombre diferente. Incluso diez segundos antes de ser nombrado, cuando anunciaron su nombre y él eligió Francisco, me sorprendió muchísimo. Es un nombre para tomar en serio porque representa la pobreza y la inclusión.

P - Por primera vez en boca de un Papa se oyen frases como: los sacerdotes acusados de pedofilia deben ser llevados ante los tribunales por sus superiores. ¿Cree que este Papa está dispuesto a ejecutar sus palabras?

R - Esa fue la pregunta que yo no quería dejar de preguntar y él nunca rehusó contestar a nada de lo que yo le pregunté. Cada respuesta suya fue valiente y espontanea, sin ensayos. Con la pregunta de la pedofilia se mostró extremadamente enfadado, furioso. El haría mucho más si pudiera. Hay que entender que tiene que mover una maquinaria enorme y tiene que trabajar contra una gran resistencia en una institución tan rígida como la Iglesia. En este caso, el Papa mantiene tolerancia cero con los pedófilos. Me di cuenta que su ira es producto de la resistencia que encuentra dentro de la Iglesia.

P - Ha reevaluado su propia relación con la religión tras rodar este documental

R - Soy creyente. Soy un hombre religioso. Soy un hombre espiritual. No me considera católico, pero crecí católico y conozco la Iglesia. Me asusta la rigidez de la institución. Yo me he tomado a este hombre muy en serio porque es humilde y valiente. Un hombre modesto que cree que todos podemos vivir con menos.

P - ¿Le preguntó al Vaticano por qué fue elegido?

R - La invitación me llegó de un hombre que es un cinéfilo y conoce el cine muy, muy bien: el ministro de comunicación. Fue mi único comunicador en el Vaticano y sabía por qué me había elegido. Mis películas tienen una connotación espiritual y mi cine es una transmisión de aquello que me gusta.

P - Por qué necesita el Papa recordarnos la importancia de la familia y los valores perdidos. ¿Cuál es su urgencia por reeducar a la sociedad?

R - Necesitamos que nos recuerden todo lo que damos por sentado. En todas las constituciones de todos los países está escrito que los hombres son iguales ante la ley, pero nuestros gobiernos han dejado de tomarse en serio esa ley. Ni en Rusia, ni en China, ni en Estados Unidos hay igualdad. Las industrias crean condiciones en las que constantemente se excluye a gente. Las grandes potencias quieren crecer y lo hacen a costa de aquellos que no pueden hacerlo. Hay que recordar que la familia se construye en el tiempo que pasamos juntos. El Papa pregunta en el documental por los padres y madres que se olvidan de jugar con sus hijos. He visto muchos padres con la boca abierta cuando el Papa les pregunta si juegan con sus hijos. Para nuestra salud mental es importante reposar. Para la salud del planeta es importante detener el consumismo. Eso es lo que nos recuerda el mensaje del Papa en el documental.

P - Es innegable el carácter político y el momento de este documental.

R - Me quedé alucinado al darme cuenta de que en su biografía, y en su vida como Cardenal, no estuviera cerca de la izquierda ni de los sacerdotes populistas. Su posición actual es mucho más radical de la que tenia hace una década. Pero por su situación actual, especialmente después de visitar Bolivia, uno puede considerar que la suya es una posición socialista. Sin embargo, no olvidemos que, al mismo tiempo, es una postura muy simple. Es un luchador. Uno no espera que un Papa hable de salarios en sus discursos y él no duda a la hora de ser concreto, no duda al hablar de las tres T (trabajo, tierra y techo), que son derechos humanos básicos. Este es un mensaje muy político, especialmente para México. Estados Unidos solo tiene fronteras con dos países. En mi país tenemos fronteras con once países y siete idiomas, no puedo entender que Estados Unidos no sea capaz de respetar a sus vecinos. No se puede cerrar ese país. Yo he vivido Berlín con un muro alrededor, lloré durante días cuando ese muro fue derruido y lloraré durante días si ese muro entre México y Estados Unidos se construye.