ES NOTICIA EN ABC

Seguridad jurídica y mayores deducciones: así son las nuevas «ayudas al cine» que entrarán en vigor en julio

La Comisión de Presupuestos del Congreso aprobó por unanimidad una enmienda de Ciudadanos que promete ayudar a asentar los pilares para una industria audiovisual potente

Los productores de cine y series podrán deducirse hasta 3 millones de euros cuando entren en vigor los Presupuestos

Rodaje de una cinta española en Canarias
Rodaje de una cinta española en Canarias - Jaime García
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Asentar los pilares para construir una industria audiovisual potente. Con ese objetivo, los grupos políticos aprobaron ayer por unanimidad, a instancias de Ciudadanos, una disposición que permitirá a los productores de series y películas españoles acceder a ayudas fiscales de hasta tres millones de euros (un 25% del primer millón de base de la deducción y del 20% en el resto. Antes eran de un 20% y un 18 y no afectaba a las series) y, lo que es más importante, crea un marco de seguridad legal.

«Hay productores que nos dijeron que lo que más les importa es que se cree seguridad jurídica», aseguró a ABC Marta Rivera de la Cruz, presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso y diputada de Ciudadanos, impulsora de la medida. Para ella, la creación de un marco que creara seguridad jurídica era el gran objetivo. «Ayer hablaba con un productor que está en Cannes y me dijo que, si esto salía adelante, se traía a España a rodar a otro productor con el que había estado», dice la diputada. Además, y para dar más valor a lo establecido, se ha logrado respaldo presupuestario.

Los productores podrán deducirse un 25% del primer millón invertido y un 20% en el resto, hasta un máximo de tres millones de ayudas

La reforma promete ofrecer seguridad legal al capital privado que decida invertir en cine. Hace apenas una semana, Hacienda abría actas de inspección a varias productoras internacionales que rodaron en España al calor de los incentivos fiscales (sobre todo en Canarias, donde pueden llegar al 40%). Sin embargo, algunos de los socios que participaron en estos rodajes podrían verse obligados a devolver parte de lo desgravado. Se trataría de los miembros que conformaron alguna de las AIE (Agrupaciones de interés económico) que se aprovecharon de los beneficios fiscales sin llevar la iniciativa de la producción. Estas AIE son un método de inversión que la Ley del Cine de 2015 potenció para atraer dinero al audiovisual (aunque también se utilizan en otros sectores, como la construcción de barcos o aviones). Sin embargo, la figura de los coproductores no quedaba perfectamente definida –es a lo que se aferra Hacienda para levantar estas actas– ya que sus requisitos los regulaba la Ley de Impuesto de Sociedades. Con la enmienda aprobada ayer, esta figura quedará reglada bajo la Ley del Cine y permitirá acceder a los incentivos sin que meses después Hacienda les reclame. Es decir, más seguridad legal para un vehículo inversor que no ha dejado de crecer desde que se potenció y que hoy están gestionando bancos y despachos de abogados.

Esta medida es una rebaja de impuestos, no un burócrata regalando subvencionesFrancisco de la Torre, diputado de Ciudadanos

El retorno económico de la medida, una vez se apruebe y entre en vigor con los presupuestos generales del Estado, será de siete euros por cada uno invertido, según ha explicado a ABC el diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre.

Más dinero, mejores películas

«El audiovisual es un sector que no ha tenido nunca el favor de los Gobiernos del PP, pero forma parte de nuestra industria y hace Marca España, por eso es importante», ha explicado a ABC Francisco de la Torre, presidente de la comisión de Presupuestos donde se ha aprobado la enmienda que reforma el artículo 36 de la Ley del Impuesto de Sociedades. En números, esto significa que para el primer millón invertido hay una deducción del 25 por ciento y de un veinte en el resto, siempre y cuando lo deducido no supere los tres millones, ni ser más de la mitad de lo gastado. Eso sí, quien quiera lograr estas ventajas debe gastarse un 50% del presupuesto en nuestro país. En este sentido, las ventajas para los españoles que ejecuten una producción extranjera será de un 20 por ciento en los gastos realizados en España, siempre que aquí se dejen, al menos, un millón de euros.

El retorno económico de la medida será de siete a uno

Otra de las medidas busca beneficiar a los nuevos directores. Un realizador se podrá deducir hasta un 70% de lo invertido en su ópera prima, siempre y cuando el presupuesto de esta no supere el millón de euros.

Estas medidas hacen que España comience a ser un país más atractivo para los rodajes de las grandes producciones internacionales. Por ejemplo, Portugal tiene incentivos del 30%, Hungría, del 40% y Francia, cerca de otro 40%. Sin embargo, Hungría no tiene las horas de luz que hay en nuestro país, Portugal no tiene un nivel técnico tan alto como el nuestro y en Francia los costes laborales son mucho más altos que en España.

La figura del coproductor pasa a estar definida por la Ley del Cine y no por la de Sociedades

La enmienda para la inclusión de la propuesta en los presupuestos generales, que se espera entren en vigor en julio, se cerró a última hora de ayer tras duras negociaciones entre los partidos. Marta Rivera de la Cruz aseguraba a ABC que si la discusión hubiera sido en el Pleno alguno de los partidos se hubiera desmarcado, pero que al ser en la comisión todos se unieron, incluyendo al PP, que se sumó con su propia enmienda transaccional. Así las cosas, lo último en aprobarse fue aumentar de 50.000 hasta 100.000 euros el límite de gastos de personal creativo.

Para el presidente de Fapae, Ramón Colom, la medida es «muy positiva». «Aunque hay algunas cosas oscuras, como lo del IVA, pero tenemos la seguridad de que se resolverá en 2018», asegura el presidente de la asociación de productores españoles. «Nosotros habíamos pedido más fondos y desgravaciones. Para lo primero nos dijeron que no había dinero; para lo segundo, hay que destacar la sensibilidad de Ciudadanos por trabajar por conseguirlos y agradecer al PP que lo haya aceptado. Cuando se trabaja ordenadamente y como un conjunto, las cosas salen bien», presume Colom.

De esta manera, los grupos políticos parecen haber asumido por fin la importancia de impulsar una industria audiovisual potente que atraiga capital privado y genere empleo. Más allá de la creación artística, o de las reivindicaciones tradicionales del sector, se trata de potenciar una industria de alto valor.