Es Noticia

Robin Hood, un Peaky Blinders anarquista: «No te conviertes en leyenda por robar a los ricos y dárselo a los pobres»

Otto Bathurst, director de la serie británica, adapta la nueva versión del mítico personaje del medievo, del que cree que era «un anarquista, un revolucionario dispuesto a la lucha"

Taron Egerton da clases con el arco a Eve Hewson
Taron Egerton da clases con el arco a Eve Hewson
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los orígenes de Robin Hood vuelven al cine. La historia de este héroe mitológico regresa por enésima vez a las pantallas. Este forajido del folclore inglés medieval vuelve de las Cruzadas para descubrir el bosque de Nottingham poblado de corrupción y diferencias sociales. «No es muy distinto lo que vio Robin Hood a lo que estamos viendo en la sociedad actual. Cada vez es más amplio el espacio que separa a los privilegiados del resto de la población. Hoy en día, el uno por ciento acumula riqueza mientras el resto de la gente va perdiendo poder de adquisición», explica Taron Egerton, el actor ingles elegido para resucitar al héroe. Lo que Robin Hood quiere es rescatar los valores de Sheridan, para ello se une a un grupo que luchan por los indefensos. «Este filme en lo único que se parece al de Russell Crowe es en el nombre. La estética, las escenas de acción y el vestuario nos acercan más a la audiencia hambrienta de superhéroes que al publico interesado en las películas históricas», reconoce el protagonista.

Dirigida por Otto Bathurst, producida por Leonardo DiCaprio y protagonizada por Egerton y Jamie Foxx, Robin Hood anticipa una navidad cargada de aventuras. «Ya te digo. No esperes un Robin Hood blandito y sano, como los que hemos visto hasta ahora. Este no es un héroe en mallas que abofetea a sus adversarios. Hemos creado un personaje oscuro, áspero, gamberro, pero también muy divertido. Es una verdadera revisión de la historia clásica. Aquí nadie canta entre los arboles, es una película de guerra y a mí me encanta que mi héroe cometa errores», explicó a ABC Egerton en una entrevista realizada en un hotel de Nueva York.

Sin música y con violencia

Tras las cámaras un realizador que se aleja del estereotipo de Robin Hood para acercarle a los protagonistas de su serie Peaky Blinders. «No te conviertes en leyenda durante 800 años sólo por haber robado unas cuantas bolsas de dinero a los ricos para dárselas a los pobres. Yo entiendo a Robin Hood como un anarquista, un revolucionario dispuesto a la lucha», confesó, antes de reconocer que le costó convencer a Taron de meterse en la piel del forajido.

«Lo primero que pensé cuando me ofrecieron el papel fue ¿es necesario otro Robin Hood? Sin embargo, Otto me cautivó con su idea. Me dijo que quería hacer algo completamente distinto, algo que no se pueda relacionar con el universo medieval. La primera media hora de la película tiene escenas de cruzadas en Siria y solo con eso ya estaba enganchad»,” reveló el actor. Tal era el interés del director por Taron que decidió paralizar el rodaje de Robín Hood hasta que Egerton terminará de filmar Kingsman: the Golden Circle. «La audiencia se olvida rápidamente, la memoria es corta. Mira lo que ocurrió con Spider-Man. Mostramos un Robin Hood diferente. Tratamos de darle la vuelta a un mito para una audiencia hambrienta de superhéroes», admitió Jamie Foxx.

Versiones de todo tipo

El espíritu de Robin Hood: robar a los ricos para dárselo a los pobres, le ha permitido ser identificado durante siglos como un personaje que entregó su vida a la defensa de los oprimidos. Pero no está claro si existió realmente o fue un personaje ficticio. Sólo en los últimos 100 años, la historia de ha sido contada en docenas de versiones en la televisión y el cine, versiones que van desde el héroe nacionalista −un sajón que luchó contra los señores normandos: idea surgida en el siglo XIX− hasta un zorro antropomórfico de Disney.

Incluso, más recientemente, Robin Hood ha hecho acto de presencia en la serie de ciencia ficción, Doctor Who. «No es nada reverencial lo que nosotros hemos hecho con respecto a las versiones anteriores. Creo que el aburrimiento era un problema con los Robin Hood del pasado. Me encanta el de Kevin Costner y creo que hubo algunos grandes momentos en el Russell Crowe, pero son muy, muy, muy Robin Hood-y. El nuestro es más gruñón, es más oscuro, es un Hood para el siglo 21. Milenial. Si has visto Peaky Blinders, entenderás el tono del filme», confiesa Egerton.

Robin Hood, el último de una serie de remakes, reinicios y reimaginaciones del legendario proscrito, enfrenta el escrutinio de la crítica por su estilo moderno y sus decisiones anacrónicas de vestuario y armas. «Estamos intentando llegar a un público más joven. Al espectador acostumbrado a jugar videojuegos y ver películas de superhéroes. Intentamos convertir a Robin en un superhéroe», admite Egerton.

Con gran destreza para disparar flechas, Egerton se preparó durante meses junto al entrenador de arco Lars Andersen. Algunos videos de su talento los subió Egerton a sus redes sociales y lo cierto es que es realmente impresionan. «No sé por que pero me fascina. Puedo disparar objetivos mientras salto en el aire, golpear un punto con dos flechas disparadas simultáneamente. Me he comprometido con el personaje y he entrenado a fondo hasta conseguir lo que deseaba. Hemos conseguido que la película se sienta muy milenial».