ES NOTICIA EN ABC

Ridley Scott: «Nunca podría dirigir una película de Star Wars»

A pesar de ser uno de los cineastas de ciencia ficción más reconocidos, el director asegura ser «demasiado peligroso» para formar parte del universo de George Lucas

Ridley Scott se desmarca de Star Wars
Ridley Scott se desmarca de Star Wars
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El prestigioso cineasta Ridley Scott es uno de los mayores expertos sobre películas de ciencia ficción de todo el planeta. Creador de la saga «Alien» o del universo de «Blade Runner», el mundo del cine se ha preguntado en numerosas ocasiones qué ocurriría si se consiguiera que formase parte de toda la atmósfera de Star Wars.

Sin embargo, el propio director ha hablado claro sobre la imposibilidad de unir su nombre al de George Lucas y a la saga más taquillera de la historia del cine. Lo ha hecho en una entrevista que le ha concedido a «Vulture» con motivo de su próxima película, «Todo el dinero del mundo», que se estrenará en España el próximo año y que ya opta a tres Globos de Oro, entre ellos a Mejor Dirección.

«Nunca podría dirigir una película de Star Wars. Soy demasiado peligroso para ello», señala Scott al citado medio. El principal motivo, que no se dejaría «dominar» por Lucas y su equipo. «Creo que ellos querrían tener en control... pero claro, yo también quiero tenerlo», afirma.

Críticas a Rian Johnson

En este sentido, Scott aludió —y no precisamente de manera amable— al procedimiento seguido por la saga en «Los últimos jedi», la última cinta, dirigida por Rian Johnson. «No tiene sentido contratar a un director que solo ha hecho películas de bajo presupuesto (en alusión a Johnson) y de repente darle 180 millones de dólares. No tiene ninguna lógica, se mire como se mire. ¡Es jodidamente estúpido! ¿Sabes lo que cuestan los "reshoots"?», enfatiza.

No hay que olvidar que los "reshoots" son todas esas escenas que se graban en postproducción si el primer montaje de la película no ha convencido. «¡Millones! Cuestan millones —en referencia al coste de los "reshoots"—. Tú a mí puedes contratarme como director, pero voy a estar siempre por debajo del presupuesto estimado y cumpliendo los plazos. Ahí es dónde importa la experiencia».

«Trabajar con alguien así puede parecer muy aburrido, pero es necesario, porque si tienes experiencia y sabes lo que haces, es algo esencial crecer de manera gradual, poco a poco, no tan de golpe. Empezar con presupuesto bajo e ir creciendo poco a poco. Quizá después de gastar inicialmente veinte millones, una película se te puede ir hasta los ochenta. ¡Pero no puede tener un presupuesto, de repente, de 160 millones de dólares! ¡Es un suicidio!», asegura Johnson.