ES NOTICIA EN ABC

Así retrató Ron Howard el trágico accidente que casi le cuesta la vida a Niki Lauda en 1976

El director recreó en la película «Rush» el impactante accidente en el que Lauda choca contra el guardarraíl y su coche arde

El accidente de Niki Lauda, en la película «Rush»
El accidente de Niki Lauda, en la película «Rush»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este martes, después de haber sido ingresado de gravedad el pasado mes de agosto, Niki Lauda murió a los 70 años. El tricampeón del mundo de la máxima categoría de automovilismo, legendario piloto que logró dos títulos con Ferrari y un tercero con McLaren, era meticuloso, exigente y ambicioso. Y muy competetitivo.

Ron Howard llevó su vida a la gran pantalla en la película «Rush», en la que Chris Hemsworth y Daniel Brühl materializan la rivalidad entre James Hunt y Lauda. Porque toda buena historia necesita de un enemigo, y ellos lo fueron en los circuitos.

Austriaco y británico firmaron uno de los duelos más bonitos de este deporte. Ambos alcanzaron la gloria. El inglés como campeón en 1976, arrebatándole el título a su máximo contrincante. El de Viena, por su parte, venció en otras dos ocasiones, en 1977 y 1984. «Conocía a James de la F3. Estábamos siguiendo más o menos el mismo camino para intentar llegar a la F1. Nuestra relación era muy buena. Cuando me ganó el campeonato por 0’5 puntos, le dije que estaba contento de que el campeón fuera él y no otro», confesaba Lauda en una de sus entrevistas, tiempo después del fallecimiento de Hunt.

Howard rodó esa competitiva rivalidad, de la que se escribieron ríos de tinta pese a su amistad fuera de los circuitos, sobre todo en 1976, año en el que Niki Lauda sufrió un accidente que casi le costó la vida. Era el primer día de agosto y el austriaco, de 27 años, era el favorito para ganar en el circuito alemán de Nürburgring y revalidar su título desde su Ferrari 312 T2.

Había llovido y la pista estaba mojada. Niki Lauda apenas pudo completar dos vueltas antes de perder el control del coche y estrellarse frontalmente contra el guardarraíl en un fatal accidente que a punto estuvo de costarle la vida.

El automóvil del austriaco rebota hasta el centro de la pista, envuelto en llamas mientras da varias vueltas y de repente otro coche más rezagado, ante la imposibilidad de maniobrar, lo arrolla.

Antes de que llegaran los serevicios de urgencia, y sabedores de que en circuitos largos pueden tardar un tiempo necesario para salvarle la vida, los pilotos Arturo Mezzario, Harald Ertl y Guy Edwards salen de sus automóviles y, armados con un extintor de mano, socorrieron a Niki Lauda.

El piloto pudo sobrevivir hasta este 21 de mayo, pero sufrió quemaduras de tercer grado en la cara y la cabeza. Casi pierde toda la oreja derecha y los párpados. También respiró unos gases que le dañaron los pulmones. Pero, para sorpresa de todos, tan solo 40 días después y con las heridas todavía abiertas, Lauda volvió a ponerse el mono y se subió a su Ferrari.