ES NOTICIA EN ABC

Rami Malek, el desquiciado hacker que usurpó la identidad de Freddie Mercury

El actor estadounidense, que saltó a la fama gracias a «Mr. Robot», encarna al mítico musical en «Bohemian Rhapsody»

Rami Malek, en «Mr. Robot»
Rami Malek, en «Mr. Robot» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Rami Malek encajaría a la perfección en una de esas listas que tiene por título algo parecido a «diez actores que llegaron tarde a la fama». El intérprete estadounidense, de origen egipcio, cautivó a grandes genios de cine internacional como Tom Hanks o Spike Lee; sin embargo, su elección para devolver a Freddie Mercury a la vida sorprendió a más de uno, especialmente a aquellos que apenas sabían quién era este talentoso actor o qué era eso de «Mr. Robot», la ficción en la que estaba trabajando en ese momento. Recordemos que antes de Malek, se habían escuchado otros nombres con más peso en Hollywood para hacerse con el papel como Sacha Baron Cohen y Ben Winshaw, pero, por discrepancias con la banda original, no fueron los elegidos finalmente.

Ha pasado ya un tiempo desde la primera vez que vimos a Malek en la pequeña pantalla. En 2004 apareció en «Las chicas Gilmore», donde interpretó a Andy, un compañero del grupo de estudios de Lane particularmente molesto. Su participación fue bastante fugaz. Solo apareció en un episodio de la cuarta temporada titulado «In the Clamor and the Clangor». Igual de fugaz fue su participación en la ficción «Medium». Fue apenas dos años después cuando consiguió su primer papel para un largometraje. El actor «honró» sus orígenes egipcios al interpretar Faraón Ahkmenrah en «Noche en el Museo». Su actuación gustó tanto que finalmente decidieron contar con él para todas las tres películas que componen la saga bajo las órdenes de Shawn Levy.

«The Pacific» fue la primera oportunidad que tuvo Malek de demostrar todo su potencial como actor. En la ficción de HBO interpretó a Merriell «Snafu» Shelton, un hombre destrozado por la batalla que pierde su humanidad a medida que avanza la guerra. Aunque la serie, producida por Tom Hanks y Steven Spielberg, no tuvo un gran impacto sí le dio una enorme visibilidad a Malek. Incluso, esta oportunidad le abrió las puertas de «Larry Crowne, nunca es tarde», la película protagonizada por Julia Roberts y Tom Hanks. Poco a poco, Malek iba recibiendo más oportunidades; sin embargo, no todo iba como el actor se había imaginado y no podía quitarse la idea de que «The Pacific» había sido el peor trabajo de su vida.

Malek, como Merriell «Snafu» Shelton
Malek, como Merriell «Snafu» Shelton-HBO

A punto de tirar la toalla

Rami Malek decidió trasladarse a Buenos Aires. La capital argentina fue el lugar elegido por el intérprete para aclarar sus ideas y descubrir si tenía el valor suficiente para seguir intentándolo o si debía abandonar su sueño. «Viviré allá hasta que mi cabeza se arregle», aseguró el actor. No pasó demasiado tiempo cuando, finalmente, decidió volver para darle una última oportunidad a la industria cinematográfica.

Desde su regreso, Malek encadenó varios papeles secundarios en grandes películas en las cuales demostró que no hay registro que se le resista. Gracias a su colaboración con Tom Hanks en «The Pacific», volvió a trabajar con él en «Larry Crowne, nunca es tarde», y participó en las dos primeras entregas de la saga «Crepúsculo», donde fue uno de los miembros del Clan Egipcio cuyo poder era el de controlar los cuatro elementos. A la comedia romántica y la fantasía, le siguió drama con «The Master», de Paul Thomas Anderson, lo que supuso la oportunidad de trabajar con grandes nombres como Joaquin Phoenix, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams o Laura Dern.

También se adentró a la parte más indie del mundo cinematográfico con «Las vidas de Grace» para después participar en el remake de «Oldboy» bajo las órdenes de Spike Lee (con quien volvería a trabajar en «Da Sweet Blood of Jesus»). Si echáis de menos un género en el currículum de Malik quizá sea la acción, pero ese también lo tachó con «Need for Speed» (2014). Malek no dejó de trabajar. No importaba cuál fuese el papel, lo que este supusiera un nuevo reto y nueva oportunidad para demostrar su talento.

Una oportunidad de oro

Fue entonces cuando encontró «Mr. Robot», la serie con la que consiguió el Emmy a mejor actor en una serie dramática en 2016, un Critics' Choice y la nominación a todos los otros premios que importan en la industria televisiva. El papel de Elliot Anderson, el protagonista de la ficción, le llegó como por arte de magia. Lo cierto es que Malek se enamoró de la ficción en cuanto leyó el guion y esto fue algo que dejó claro en la audición. El actor derrochó tal emoción y pasión por el papel que dejó sin palabras a Sam Esmail, el creador de la serie. Por suerte para el guionista, quien estuvo a punto de tirar la toalla ya que, tras ver a más de un centenar de actores, no había visto a nadie que le convenciera para el papel protagonista de «Mr. Robot»... hasta que llegó Rami Malek, el nuevo Freddie Mercury.

Malek, en «Bohemian Rhapsody»
Malek, en «Bohemian Rhapsody»-FOX