Es Noticia

Pretty Woman, de las calles de Hollywood a Broadway

Julia Roberts amadrina el estreno del musical basado en la película de 1990 con canciones de Bryan Adams

Julia Roberts junto a Richard Gere en «Pretty Woman»
Julia Roberts junto a Richard Gere en «Pretty Woman»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El cuento de princesas callejeras y ejecutivos seductores a golpe de talonario que ha hecho suspirar a medio planeta tendrá, 28 años después, su versión musical. «Pretty Woman» deja así las esquinas de Hollywood para trabajar en la calle más famosa de la cultura neoyorquina, Broadway, donde desde el pasado jueves ya se canta esta particular historia de amor.

Julia Roberts fue la gran estrella del preestreno, y eso que no se subió al escenario. El papel que la catapultó a la fama y la convirtió en la novia de América es interpretado en la versión teatral por Samantha Barks (ya actuó en «Los miserables»), que se deja seducir por Andy Karl («Once») en el personaje que elevó a Richard Gere. Precisamente, el veterano actor fue la gran ausencia en la fiesta, ya que está en pleno rodaje de la serie «MotherFatherSon» para la BBC.

Broadway se apunta así a la moda de Hollywood de reutilizar viejos y populares guiones para ganar dinero fácil. Pocas historias parecen, a priori, tan rentables como la del empresario Edward Lewis con la prostituta Vivian Ward. Cada vez que se emite en televisión es un éxito de audiencia, y su banda sonora es reconocible desde la primera nota. Un cóctel perfecto para aferrarse a las marquesinas de Broadway durante una larga temporada. De hecho, ya se pueden sacar entradas hasta para el próximo mes de marzo a unos precios más acordes con la cartera del personaje de Edward que con la de Vivian: de 99 a 169 dólares por ticket.

El musical está basado en el guion que en 1990 fimaron Garry Marshall y J. F. Lawton; pero la nota más llamativa la pone el canadiense Bryan Adams, encargado de poner música y letra a todo lo que sucede sobre el escenario del Teatro Nederlander. Eso sí, en lo que debe haber sido un arrebato de creador, Bryan Adams ha decidido extirpar del libreto la popular canción de Roy Orbison «Oh, Pretty Woman», esa que todo el mundo tararea cuando ve aparecer a Julia Roberts en el filme.

Homenaje al creador

Pese a que el público no pudo entonar los versos del tema central de la película («Pretty woman, walkin’ down the street; Pretty woman, the kind I like to meet») la noche fue igual de emotiva ya que se homenajeó la figura del director Garry Marshall, que murió el pasado 2016. Su viuda, Barbara, junto con sus hijos, aseguraron que el sueño del cineasta era adaptar su película más popular al teatro. De hecho estuvo trabajando con el guionista y con Bryan Adams en el libreto, pero nunca pudo llegar a verlo representado.

Parte de ese sentimiento de emoción se plasmó con el abrazo que dio Julia Roberts en la alfombra roja a Barbara Marshal. «Sin Garry, no existiría Julia Roberts», dijeron los familiares del cineasta a los medios estadounidense. Y es que la actriz estará para siempre ligada al papel Vivian Ward, esa joven que en los años noventa encarnó algo parecido a una cenicienta moderna que encontró en un presunto caballero una forma de mejorar su futuro. Desde entonces, los cuentos de princesas han cambiado demasiado, y una cinta como esta sería recibida con otro tipo de análisis del que se hizo en su momento. Habrá que esperar a ver qué dice la crítica de Estados Unidos del musical para ver si algunas partes se han adaptado a la ola del #MeToo que recorre Estados Unidos.

Lo que está claro es que en el imaginario colectivo, Richard Gere y Julia Roberts son parte de la historia del cine comercial, le pese a quien le pese. Queda por ver si la versión musical está a la altura y se convierte en un éxito que tararear.