Es Noticia

La presencia de Johnny Depp pone en peligro «Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald»

Algunos fans han denunciado en redes sociales que el actor protagonice la película, que se estrenará en noviembre de 2018, después de que su exmujer le acusara de maltrato

Johnny Depp, en la primera entrega de «Animales fantásticos«
Johnny Depp, en la primera entrega de «Animales fantásticos«
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La segunda parte de «Animales fantásticos» viene con polémica a casi un año de su estreno previsto –en noviembre de 2018– después de que grupos de fans en Twitter se estén organizando para pedir la salida de Johnny Depp de la producción. Bajo la amenaza de «boicot», cuyas consecuencias reales son difíciles de calibrar, los seguidores exigen que el actor no interprete a Gellert Grindelwald, el personaje en el que se centrará la segunda parte de «Animales fantásticos».

El motivo que alegan es que Amber Heard, expareja del actor, le acusó de maltrato en mitad de sus trámites de divorcio a mediados de 2016. Una acusación que los abogados del intérprete desmintieron y adujeron a que era una estratagema de la defensa de ella para sacar más dinero en medio del proceso de divorcio.

«Si Ridley Scott puede despedir a Kevin Spacey después de haber rodado la película entera y después rodarla de nuevo a solo un mes del estreno, entonces ellos [por los productores de «Animales fantásticos»] pueden hacer lo mismo porque aún les queda un año para el estreno», apareció en uno de los mensajes que más éxito han tenido, según NME.

Se mantenga o no Johnny Depp, lo cierto es que el reparto de «Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald» está plagado de estrellas después del gran éxito de la primera entrega. Además de Eddie Redmayne y Katherine Waterston, veremos a Jude Law como el joven Dumbledore.

Los problemas de Johnny Depp

El actor está teniendo problemas con el alcohol. Ya le acusaron sus compañeros de rodaje de «Piratas del Caribe 5» de comportamiento errático a la hora de asistir al rodaje. El último incidente ocurrió la semana pasada durante la presentación en EE.UU. de «Asesinato en el Orient Express», donde llegó a la alfombra roja con evidente estado de embriaguez. Allí llegó incluso a esparse del estreno porque «le esperaban dos rubias fuera», según publicaron varios medios ingleses.

El declive personal de Johnny Depp está provocando que su figura como uno de los actores más admirados se desvanezca y en su lugar aparezca la decepción y la desilusión. El pasado mes de mayo protagonizó un incendiario reportaje publicado en «The Hollywood Reporter» bajo el título de «Johnny Depp: una estrella en crisis y la descabellada historia de sus millones perdidos», en el que la revista no solo daban cuenta de su impuntualidad y sus problemas con el alcohol, sino que acusaba al actor de llevar un tren de vida por encima de sus posibilidades.

Generoso como pocos, llegó a ceder su sueldo íntegro por su trabajo en «El imaginario del Dr Parnassus» a la hija de Heath Ledger, a quien Depp sustituyó para esta cinta de Terry Gilliam tras fallecer por sobredosis. El único actor de la historia en protagonizar tres películas que sobrepasaron los 1.000 millones de dólares de recaudación ha derrochado su fortuna hasta el punto de encontrarse con una enorme cantidad de deudas pendientes. Por si fuera poco, en 2016 la revista «Forbes» le señaló como una de las estrellas menos rentables del año.