Es Noticia

«Ya se puede hablar español en los Oscar. Ya nos abrieron la puerta y no nos vamos a ir»

La gala de los Oscar 2019 se convirtió, también, en un reflejo del imparable ascenso de la lengua española

El actor Diego Luina, a la izquierda, con el chef José Andrés durante la ceremonia de los Oscar 2019
El actor Diego Luina, a la izquierda, con el chef José Andrés durante la ceremonia de los Oscar 2019 - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En Estados Unidos hay más de cincuenta millones de hispanohablantes, y se notó en la 91 Ceremonia de los Oscar. Alfonso Cuarón, autor de «Roma» y ganador de tres estatuillas (mejor director, mejor iluminación y mejor película extranjera)destacó el poder del español en Norteamérica. «Creo que es justo que hablemos de los latinos en América. Hay una necesidad en este país por dar voz a los hispanohablantes en el cine. Hollywood se jacta de su diversidad pero se olvida de los hispanoamericanos, especialmente los chicanos. Ellos están muy mal representados. Es algo sorprendente, porque es un porcentaje enorme de la población». «Roma» pudo haberse convertido en la primera película de habla no inglesa en ganar un Oscar, pero no lo consiguió. Es una montaña que queda por conquistar, pero la escalada ya no se puede frenar. «Ya se puede hablar español en los Oscar. Ya nos abrieron la puerta y no nos vamos a ir», decía Diego Luna. A su lado, el chef español José Andrés alababa la diversidad. «Gentes de todo el mundo, la vida es una receta compuesta con distintas dosis de alegría y tristeza, de lucha y de éxito, de amor y pérdida».

La decisión del actor mexicano Diego Luna de hablar en español la tomó también Javier Bardem cuando presentó el Oscar a mejor película extranjera. «No hay fronteras, no hay muros que frenen el ingenio y el talento. En cada región, en cada país, en cada continente del mundo, hay historias que nos conmueven», dijo Bardem, mientras los productores se afanaban por subtitular sus palabras para la audiencia en ingles. El mismo Alfonso Cuarón al recibir su premio decidió hablar en español: «Muchas gracias a Lido, muchas gracias a México».

Un largo camino

El Oscar de Javier Bardem en el 2008 por «No es país para viejos» o el de Penélope Cruz en el 2009 por «Vicky Cristina Barcelona» contribuyeron a romper las barreras culturales para los actores de habla hispana. De hecho, Penélope habló entonces de la necesidad de abrazar distintas nacionalidades y lenguajes. Una tendencia que se ve reflejada en el boom de la televisión y la radio en español en Estados Unidos. Hasta la llegada de Penélope, solo dos actrices extranjeras –Sofía Loren y Marion Cotillard– habían conquistador el Oscar. Pero Hollywood ha cambiado mucho desde los años 40, cuando los pocos actores latinos que existían se negaban a hablar en español o se cambiaban el nombre, como Rita Hayworth, nacida como Margarita Carmen Cansino. Dolores del Rio fue la única que consiguió triunfar con su verdadero nombre y José Ferrer el primer latino en ganar un Oscar por «Cyrano de Bergerac».

«A mi alrededor, hoy, en la alfombra roja, todo el mundo hablaba español. Eso ha sido algo maravilloso. La primera vez que vine con “Y tu mamá también”, nadie quería hablar con Gael y conmigo», recordó Diego Luna en el «backstage» del teatro Dolby. «Estamos ante una nueva industria», remató el actor, que fue el más combativo de la noche de los Oscar en favor del español.

Este año, Hollywood de los millones de personas que, a través de Netflix, han visto «Roma». Eso no pasará por alto. El negocio es lo primero en la industria, y muchas son las producciones en español que han empezado a desarrollarse en Hollywood. «Esta es mi película más personal, con la que he logrado el Oscar para México a mejor filme extranjero. Ninguna otra película que he hecho ha tenido tantas nominaciones. Este es un filme mexicano y este premio pertenece a México. El tema, el país, los protagonistas, el equipo, el paisaje, el lenguaje... todo es México», celebraba ayer un feliz Alfonso Cuarón.