ES NOTICIA EN ABC

Premios Goya ¿Quién ve los Goya? Las mejores y peores audiencias de los premios del cine español

La pasada gala fue la menos vista desde 2009, bajando por primera vez de tres millones de espectadores en diez años

Datos de audiencia de los Goya
Datos de audiencia de los Goya - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cada año los asistentes a la gala de los Premios Goya(y los espectadores que deciden sacrificar una noche de sábado) son más exigentes. Por suerte para Silvia Abril y Andreu Buenafuente, los encargados de presentar la ceremonia de 2019, Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla ya se hicieron el año pasado con el título a la gala menos vista en los últimos diez años, cayendo por primera vez a poco más de tres millones de espectadores (19,9 % de cuota de pantalla), según datos de Kantar Media facilitados facilitados por Barlovento Comunicación. Y eso que el público parecía estar interesado en la fiesta del cine español: «Informe semanal» rompió su récord de temporada con su especial de los Goya y no faltó la polémica con dardos como el de la directora Leticia Dolera: «Os ha quedado un campo de nabos feminista precioso».

Este año, Andreu Buenafuente vuelve a enfrentarse al reto de presentar los Premios Goya, pero esta vez tendrá el apoyo de la «novata» Silvia Abril. Para atar los últimos cabos sueltos de la gala, que se celebrará por primera vez fuera de Madrid, ambos han dejado de lado sus labores habituales. Ejemplo de ello es que «Late Motiv» está viviendo una peculiar semana en la que cada día tiene un conductor diferente. Saben que el próximo sábado analizarán con lupa cualquiera de sus movimientos y/o comentarios. «Habrá reivindicación para todo lo que ha ocurrido en España durante este año. (...) Así que sí. Se va a ofender el que se quiera ofender y siempre hay alguien disponible a ofenderse últimamente por lo que vemos», aseguró Abril en una entrevista con Europa Press.

Pero el mundo no termina cuando la gala acaba. «Al día siguiente sale el sol», asegura Buenafuente. Aunque el cómico sí que tiene un reto personal, superarse a sí mismo. El presentador de «Late Motiv» ya se ha puesto al frente de los Premios Goya en dos ocasiones anteriores. Concretamente en 2010 y 2011, cuando aún se escribían más noticias que comenzaban por «los mejores momentos» que por «el traspiés de». Entonces, el presentador causó toda una sensación en la forma de dirigir la gala y recibió grandes halagos tras acabar una gala simulando su muerte. Para presentar la edición de 2011 fue «resucitado» por Antonio Resines (quien se convirtió en un dios para la ocasión) y después, tan campante y bajado del cielo, condujo la gala.

Récords previo

Buenafuente recibió el testigo para presentar la 24 edición (2010) de mano de Carmen Machi y Muchachada Nui, que lo hicieron en 2009, y el catalán batió el récord de audiencia. La vigesimocuarta edición tuvo 4.656.000 espectadores, 1.300.000 más que el año anterior. Sí, es la gala más vista de la historia. Contó con algunas novedades: regresaron a la emisión sin cortes publicitarios y en riguroso directo frente al falso directo que se había visto en los últimos años. Además, la fiesta del cine nacional tuvo un tono reivindicativo contra las descargas de internet para evitar la desaparición del cine español. La encargada de hacer la denuncia más contundente fue Ángeles González-Sinde, la presidenta de la Academia de Cine por aquel entonces.

Un año después, el cómico repitió tarea. Pasó de hacerlo en el madrileño Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones al Teatro Real, donde quisieron conmemorar el vigésimo quinto aniversario de los premios. La fecha estaba más que señalada. El talento de Mario Camus estaba presente gracias al Goya de Honor mientras que la tensión la puso «Pa Negre», ganadora de nueve premios. Los Bardem, Pilar y Javier, estaban presentes para que el hijo recogiese el galardón a Mejor actor protagonista por «Biutiful». Incluso Buenafuente voló por los aires (literal) y hubo un número musical que subió al escenario al entonces no tan aclamado Paco León junto a otros actores como Asier Exteandia, Hugo Silva, Fernando Guillén Cuervo, Inma Cuesta y Laura Pamplona. La 25ª gala tuvo todos los ingredientes para ser un éxito y cautivó a 4.340.000 de espectadores (25,4% de cuota de pantalla): el segundo mejor dato de los Goya.

Andreu Buenafuente no reunió el valor (o el tiempo) suficiente para volver a presentar los Premios Goya. Así que, de cómico a cómica, le pasó el turno a Eva Hache, quien mantuvo la audiencia alrededor de los cuatro millones.

Imanol Arias, Rosa María Sardá y Antonio Resines sí han presentado en tres ocasiones los premios del cine español, pero no de forma consecutiva. Quien sí que lo consiguió fue Dani Rovira. El cómico dirigió la gala en 2014, 2015 y 2016, y se convirtió en el presentador más criticado en redes sociales por «los cuatro borrachos de Twitter», que intentaron amargarle las resacas de los Goya. Pero el monologuista malagueño tuvo claro que lo importante era seguir pasándoselo bien. «A ver si a la tercera va la vencida», comentó días antes de la 31ª gala. Y lo fue. En los últimos premios que presentó, Rovira consiguió cautivar a 3.900.000 millones de espectadores (25,8%), la cifra más alta de las ediciones en los que había estado implicado y la cuarta de la historia.

Rosa María Sardá, presentadora de los Goya en el año 2002
Rosa María Sardá, presentadora de los Goya en el año 2002-Julián De Domingo

Si bien Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla ostentan el título a presentadores de la gala menos vista de los últimos diez años, quien estuvo al frente de la emisión menos vista, según datos de Kantar Media proporcionados por Barlovento Comunicación, son Aitana Sánchez-Gijón y José Coronado. Los actores presentaron en 1992 una gala que debía haber estado protagonizada por «El rey pasmado», película que obtuvo hasta ocho premios. Sin embargo, los focos los acaparó «Amantes», de Vicente Aranda. Aunque se hizo con dos de los premios (mejor película y mejor dirección), el director, a quien no le gustaban ese tipo de «saraos», no apareció por el Palacio de Congresos. Los presentadores se tomaron muy a pecho el «leitmotiv» de la gala: promocionar el cine español, pero no lo hicieron con la gracia suficiente y solo tuvieron 1.308.000 espectadores (9,8%).

«Entre todos, nos inventado un halo de exigencia, negatividad, sobreexposición de esa gala que me parece que no corresponde mucho con la realidad», asegura Buenafuente antes de esta nueva oportunidad. Ojalá el domingo el presentador y Abril cumplan su promesa y se cubran «de vaselina para que todo nos resbale».