ES NOTICIA EN ABC

Premios Goya 2018 Julita Salmerón se queda el Goya de su hijo: «No puedo con este monstruito»

La madre de Gustavo Salmerón, ganador del mejor documental por «Muchos hijos, un mono y un castillo», fue la protagonista absoluta de la gala de los Goya 2018

Julita Salmerón y su hijo Gustavo en los Goya
Julita Salmerón y su hijo Gustavo en los Goya - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Gustavo Salmerón ha ganado el Goya al mejor documental por «Muchos hijos, un mono y un castillo», pero es consciente de a quién le debe todo: a su madre. Por eso, después de recordar que está «en deuda» con toda la gente que le ha ayudado durante estos 14 años de carrera, «renegó» del recién adquirido cabezón para dárselo a la protagonista. «Quiero entregar este Goya a la persona que realmente se lo merece, Julita Salmerón, mi madre», dijo emocionado.

El público que asistió a la gala de los Goya no dudó en ovacionar tan justa dedicatoria. Y Julita Salmerón, con seis kilos menos que perdió para la ceremonia («de todos los deseos de mi vida el último no lo pude conseguir: adelgazar», dijo, siempre exigente), robó el escenario e hizo reír, casi por primera vez de forma genuina, a la platea.

«Pesa mucho, gracias. No puedo sujetar este monstruito. No sé qué decir, estoy anonadada (...) después de ver tantos actores y actrices... ¿qué hago yo aquí, si soy insignificante?», empezó, entrecortada por los nervios y la emoción, Julita Salmerón. «Eres fantástica, mamá», la interrumpió el director de «Muchos hijos, un mono y un castillo». «Lo dices porque soy tu madre», respondió con desparpajo la nueva estrella del cine español, o al menos la que más brilla.

«Estoy tan feliz casi como el día que me casé con mi marido. Lo siento Antonio, pero después de ti el más guapo es Javier Bardem.», bromeaba, mientras la pareja de su hijo, Betatriz Montáñez, intenteba que él también subiese al escenario.

«Me van a conocer en toda España, no voy a poder ir a la compra con el carrito», continuó Salmerón. «Gracias a mi abuela, que gracias a su vertebra estamos aquí», concluyó.