ES NOTICIA EN ABC

El precio de la libertad en «Rogue One: una historia de Star Wars»

«Cada uno de los personajes del grupo de los rebeldes firma el mismo mensaje: 'Hay que trabajar juntos para conseguir la libertad'», explica Diego Luna

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Rogue One: Una Historia de Star Wars tiene truco y depende de la audiencia descubrirlo. Más allá, el nuevo capítulo de la franquicia es una lejana galaxia con respecto a los tres primeros episodios.

Rogue One es una precuela de la primera entrega de la saga estrenada en 1977, La Guerra de las Galaxias: Episodio IV - Una Nueva Esperanza. Una cinta que busca ser épica con sus grandilocuentes disertaciones y su banda sonora desproporcionada donde lo mejor, sin duda, son los protagonistas: Felicity Jones y Diego Luna, dos actores que añaden inteligencia a sus interpretaciones. Jones da vida a Jyn Erso, la hija de Glen Erso, un científico de ambiguas alianzas. Cínica e incrédula, Jyn tiene muy claro que odia al Imperio.

«Para entender su energía me preparé físicamente, entrené intensamente porque ese aspecto de la interpretación era algo que nunca había hecho antes. Estoy acostumbrada a ponerme corsés, a diálogos históricos, no a correr de un lado a otro atenta a los movimientos creados por el equipo de coreografía. Interpretar este personaje ha significado un nuevo proceso para mí», confiesa Jones.

Rogue One está considerada una película bélica, pues el director Gareth Edwars se inspiró en Los Cañones de Navarone para crearla, y se apoya en los pilares del universo de la Guerra de las Galaxia, pero independiente de la historia de la familia Skywalker. El filme da inicio a una serie de producciones derivadas de las que ya hay dos películas más en producción, incluyendo una historia independiente sobre Han Solo prevista para el 2018. El plan es lanzar estas cintas entre los estrenos de las próximas dos entregas de la saga. «Nos estamos moviendo hacia películas que se sostienen de forma independiente de los episodios, para ello estamos contando con autores como Gareth Edwards, cineastas con su propia visión que vienen sin un libro de reglas. El espíritu de George Lucas permanece, la innovación tecnológica, que era extremadamente importante para él, continua. Queremos seguir creciendo culturalmente como franquicia», explica la productora Kathy Kennedy.

En este mundo de posibilidades que es la Galaxia, aderezadas con espadas de luz y soldados de metal, palpita la aventura, historias conocidas que se cuentan de formas diferentes. «Cuando me invitaron a participar en el personaje, pensé que sería divertido vivir en el cuerpo del capitán Cassian Andor, compartir mis emociones con él. Aprendí a entender el papel y hacerlo mío», asegura Diego Luna.

El mexicano ha creado un papel oscuro que, sin embargo, tiene los elementos del héroe. «Cassian es un héroe, un hombre capaz de sacrificar lo que sea por su causa. Todos podríamos aprender de él. Cada uno de los personajes del grupo de los rebeldes firma el mismo mensaje: 'Hay que trabajar juntos para conseguir la libertad'. Estamos hablando de personas ordinarias capaces de hacer algo extraordinario, son héroes reales como nosotros. No se trata de personajes con poderes sobrenaturales o especiales, sino de gente que descubre que trabajando juntos pueden lograr cosas maravillosas. Es una película bastante idealista, con un mensaje adecuado a los tiempos que vivimos, principalmente habla de cuánto podemos cambiar el mundo si nos involucramos», termina diciendo Diego.