ES NOTICIA EN ABC
«Spider-Man: Un nuevo universo»

Peter Parker con barriga cervecera y un cerdo arácnido: así es el mejor «Spiderman» de la historia

En la nueva versión de «Spidey» se unen mujeres, niñas manga y hasta un cerdito antropomórfico picados por la araña radiactiva

Las seis versiones de «Spidey» que conviven en «Spider-Man: Un nuevo universo»
Las seis versiones de «Spidey» que conviven en «Spider-Man: Un nuevo universo»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Trepidante y divertida, «Spider-Man: un nuevo universo» no se parece a ninguna versión del héroe arácnido que hayamos visto hasta la fecha. Hay que rendirse a la evidencia cuando Hollywood acierta con una apuesta tan arriesgada como esta: un filme de animación refrescante y novedoso que no comparte créditos creativos con el universo cinematográfico de Marvel, lo que agradecerán los neófitos. Irreverente y dulce, seria y gamberra, su formula contiene la dosis perfecta para conseguir la satisfacción de cualquier generación.

La firman dos productores con pedigrí (Phil Lord y Christopher Miller, de «La Lego película») y tres realizadores de nivel: Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman. «Todo comienza con los cómics. Hemos entregado nuestra energía creativa al mundo de Spiderman. Esto no es solo una película, el público vive una experiencia porque es un relato con su propio ADN», explica Bob Persichetti desde Los Ángeles.

Al frente de la historia nos encontramos a Miles Morales, un adolescente de Brooklyn incapaz de adaptarse al instituto. En zigzags vamos descubriendo en universos paralelos a los otros Spiderman: desde un cerdo antropomórfico con poderes a un Peter Parker ya viejo y con barriga cervecera. El Nueva York de Miles cobra vida con los vibrantes dibujos de los animadores. Cientos de dibujantes enhebrando la aguja de unos efectos especiales donde habita el rosa milenial frente a imágenes de grandes angulares que brindan una textura cercana a los cómics. «Nos hemos alimentado de la vieja escuela incorporando herramientas visuales de los cómics, como los efectos de sonido que surgen en ciertas escenas encajando palabras», confiesa Rothman.

Estilo alucinante

El estilo de animación es más cercano a los grafiteros o al arte de Roy Lichtenstein que a la adoctrinada monotonía de Disney. «Hemos intentado ser genuinos con el medio, sin perder su identidad. Cada Spidey que aparece en pantalla tiene su propio estilo. Hemos asociado su imagen a lo que hemos visto en las novelas gráficas», admitió Ramsey. La película nunca repite el mismo truco dos veces, e incluso los momentos visuales más intensos están al servicio de la narración.

La mitología de Spiderman se celebra y el protagonista padece de la ansiedad e inseguridad que le caracteriza. Es el héroe vulnerable. «Estamos ante los orígenes de Spiderman, un joven que tiene que aceptar la responsabilidad que le llega con sus poderes, pero sin caer dentro de clichés», continuó diciendo Persichetti.

El guion de Lord y Rothman resalta con agudeza los problemas personales de Miles/Spidey sin desenfocar de su misión. No le mueve únicamente la tragedia personal ni sus miedos; en el corazón de esta multiversion de Spideys encontramos héroes cansados de ser los elegidos, mujeres, niñas manga, el cerdito antropomórfico cuestionándose sus derechos de autor. Las metáforas se suceden en la que puede ser la mejor versión del héroe araña hasta la fecha y, sin duda, la mejor película de animación del año.

¿Mejor que Pixar?

No es una exageración decir que esta versión de Spiderman es la mejor de la franquicia y la mejor película de animación del año. Ganó el premio a mejor película animada para el Círculo de Críticos de Nueva York, la Asociación de críticos de Los Angeles y la de Chivago. Además, está nominada en los Globos de Oro. A final de enero se sabrá cómo le va en los Oscar.