Es Noticia

La periodista británica que se durmió a los 30 minutos viendo «Roma»

Eleanor Halls ha compartido en «The Telegraph» su opinión sobre la cinta de Alfonso Cuarón, una de las favoritas de cara a los Oscar, donde ha cosechado diez nominaciones

Alfonso Cuarón
Alfonso Cuarón
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La magia del cine es que es universal, pero aunque todo el mundo puede entenderlo, cada uno lo hace de forma diferente. En este sentido, para unos, la nueva película del «flaco de DF» es una obra maestra; otros discrepan, considerando su proyecto más personal algo sobrevalorado. Consideran estos últimos que de haberse puesto otro cualquiera tras la cámara, lo más probable es que la crítica hubiese ninguneado una película como «Roma», que al fin y al cabo relata los recuerdos de infancia del propio Alfonso Cuarón.

Pero las voces especializadas han unificado sus criterios, impulsando al director mexicano, que podría conseguir su segundo Oscar en cinco años, reafirmando el buen estado de forma de los cineastas de su país, liderados por Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y el propio Cuarón. La nota discordante la ha puesto una periodista del diario británico «The Telegraph», que no ha dudado en calificar el filme de moda como aburrido.

Tan tedioso fue para ella su visionado que ni siquiera pudo terminarlo. Poco menos y no lo empieza. Y eso que, en su crónica, especifica que ni estaba llena –«la pizza todavía no ha llegado»– no borracha. «Al igual que con la mayoría de las películas, asumí que podría ver a "Roma", la película diez veces nominada al Oscar, dirigida por el responsable de "Gravity", Alfonso Cuarón, de una sola vez», empieza Eleanor Halls.

«Intrigada por las exageraciones y emocionada por las críticas, mi compañera de piso y yo marcamos la noche de su estreno en Netflix en el calendario. A las ocho de la tarde del viernes 14 de diciembre, me dispuse a mirar», continúa detallando.

¿Y qué pasó entonces? Básacamente la nada, el fundido a negro de antaño. No pudo llegar al final de «Roma». «A las 20.30 horas, las dos estábamos dormidas».