Es Noticia

Pérez Reverte carga contra la «presunta izquierda» a cuenta de los chistes sobre las mutilaciones de Blas de Lezo

«Y luego hay quien pregunta por qué este país de chistosos analfabetos lleva siglos yéndose al carajo», escribió el escritor en Twitter

Blas de Lezo, el héroe de Cartagena de indias - ABC | Vídeo: Blas de Lezo, más allá del mito
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Después de toda la polémica de los premios Goya a cuenta de una posible película sobre Blas de Lezo, en Twitter se ha puesto de moda (fugaz y volátil, como todo en las redes sociales) menospreciar al héroe militar haciendo sátira sobre la figura del «almirante Patapalo». Una fórmula, la de reducir al chiste las gestas del marino que consiguió resistir el ataque de la segunda flota más grande de la historia con sólo seis navíos en Cartagena de Indias, que ha provocado una inteligente respuesta por parte de Arturo Pérez-Reverte: «Son ingeniosas las bromas y chistes de la presunta izquierda sobre las mutilaciones de Blas de Lezo. Cuando se agoten, para mantener la guasa propongo seguir con Durruti. Por ejemplo: era tan español que en vez de pegarse nuestro habitual tiro en el pie se lo pegó en la cabeza», ha criticado con verdadera ironía, no como la de los tuiteros acostumbrados al meme simplón.

El creador de Alatriste o Falcó ha continuado el hilo en su perfil: «Es que te partes, oye. Pum. Con Durruti. El naranjero apoyado en el suelo y pum. Te partes de risa. Como con don Blas, que parecía el torero Padilla. Luego seguimos con el Cid, ganando batallas embalsamado como mojama. Y mataba moros, el muy fascista».

Todo para criticar a aquellos que rechazan los símbolos nacionales porque los asocian con lo «fascista». Un error que, según Reverte, puede costar caro a esa «presunta izquierda». Así ha respondido a un usuario que le ha contestado que la ultraderecha es quien usa esos símbolos: «Estimado amigo, a la ultraderecha y a la derecha se lo estamos regalando todo gratis, por la cara: la bandera, la palabra España y la historia. Serían idiotas si no lo aprovechasen. Como dijo Napoleón: "No robé la corona. Estaba en el fango del suelo y me la puse"», ha replicado.

Cierre redondo

El paseo de Reverte por «el bar de Lola», como llamaba a Twitter hace años cuando «charlaba» a golpe de tuit con sus seguidores, lo ha culminado con una de esas frases sonoras y redondas que dejan su eco en el tiempo: «Y luego hay quien pregunta por qué este país de chistosos analfabetos lleva siglos yéndose al carajo».