ES NOTICIA EN ABC

«Perdí mi virginidad con Marilyn Monroe a los 15 años»

Gianni Russo, uno de los actores de «El Padrino», recuerda cómo conoció a la actriz y cómo fue su relación hasta su prematura muerte

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Pese a que han pasado más de cuarenta años del estreno de «El Padrino», los miembros del reparto sigue compartiendo viviencias que tuvieron durante la vorágine de la icónica película de la mafia de Francis Ford Coppola. Gianni Russo, encargado de interpretar a Carlo Rizzi, ya reveló una violenta pelea con James Caan, por la cual terminó con el codo y dos costillas fracturadas. Ahora, el actor ha hablado de su relación con Marilyn Monroe, una que empezó muchos años antes de la grabación del clásico y que le costó un encontronazo con Marlon Brando.

Russo apenas tenía 15 años cuando recibió una sugerente invitación de Marilyn Monroe. La actriz, que entonces tenía 33 años, le pidió que se uniera a un baño que se estaba dando. Perdió su virginidad con la mujer más deseada del momento. Sin embargo, el actor está convencido de que si eso hubiese sucedido hoy, en la era #MeToo, habría terminado entre rejas. «Ella me enseñó todo lo que sé. Pensé que era el chico más afortunado del mundo, pero si hubiera pasado ahora creo que la arrestarían y mis padres habrían tratado de sacarle algo de dinero», confesó a «The Sun». «¿Estaba molesto? No. Acababa de tener relaciones sexuales con la estrella de cine y el símbolo sexual más sexy de Estados Unidos».

En sus explosivas memorias «Hollywood Godfather: My Life In The Mob And Movies», Gianni Russo relata cómo conoció a la estrella de «Con faldas y a lo loco», con quien mantuvo buena relación hasta su muerte en 1962. Por aquel entonces, trabajaba en una peluquería en Nueva York. «Ella venía a menudo y siempre me pedía que le lavara el cabello con champú», explica en el libro. «Marilyn era muy amable. Después de algunas visitas, superé esa fascinación por las estrellas de cine y la vi como una persona normal, aunque con un cuerpo explosivo», añade.

Poco después, Russo recibió una llamada de uno de los asesores de Marilyn Monroe para que acudiera al Hotel Waldorf, donde se hospedaba. «Supuse que iba a salir y que necesitaba ayuda con su cabello», continúa. Pero estaba «sola en una lujosa suite con una terraza al aire libre». Había ropa tirada por todas partes, platos sucios en el sofá. La cama estaba deshecha y ella parecía una niña abandonada sin hogar, «despeinada y sin maquillaje».

Marilyn Monroe «estaba envuelta en una toalla blanca y tenía una copa de champán en la mano». Le ofreció un vaso antes de dejar caer su toalla, y le invitó a unirse a ella en su baño. «Mi corazón latía con fuerza», recuerda. «Como un idiota, cubrí mis ojos y eso le hizo reír. Comencé a desvestirme, rezando para no tropezarme con mis pantalones y caer de culo, y entré en la bañera», relata.

Gianni Russo no tenía ni idea de qué hacer o qué esperar. «Terminamos en la cama durante todo el fin de semana, saliendo solo cuando era necesario. Fue mi primera experiencia de servicio de habitaciones, y fue fantástica», explica. El actor volvió a la realidad al lunes siguiente cuando regresó al trabajo. «No se lo dije a nadie, no solo porque era un caballero, sino ¿quién me creería?», añade.

Gianni Russo comparte escena con Marlon Brando en «El Padrino»
Gianni Russo comparte escena con Marlon Brando en «El Padrino»

No fue hasta años después, durante la preproducción de «El Padrino», cuando contó su experiencia. «Marlon Brando, que era uno de sus muchos amantes, estaba hablando de ella y lamentando su muerte prematura cuando dijo con melancolía: ‘Ella rezumaba sexo. Fue genial"». Sin pensarlo, Russo asintió, gesto que desconcertó al intérprete de Don Vito Corleone. «¿Te acostaste con ella?», le preguntó.

Incrédulo, Brando le pidió que lo demostrara, que le dijera algo sobre su cuerpo que solo se apreciara en la intimidad. «Golpeé mi muslo superior derecho y dije:" Cicatriz, justo por aquí". También le dije que tenía casi 16 años y continuó por un tiempo. Pero me sentí mal contándole al respecto», recuerda.