ES NOTICIA EN ABC

Podemos ficha a Pepe Viyuela

El actor y humorista aparece en el último lugar de la lista presentada por Íñigo Errejón para la dirección del partido

Pepe Viyuela
Pepe Viyuela - JUAN PIEDRA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No es la primera vez ni será la última que la política recurre a los medios de comunicación para hacer cantera. Sucedió en Ciudadanos por doble partida, fichando primero a Toni Cantó y más tarde al televisivo Felisuco. Ahora le llega el turno al actor Pepe Viyuela, que aparece en último lugar de la lista presentada por Íñigo Errejón para la dirección del partido.

«Pero, ¿esto qué es?», decía en uno de sus primeros números televisivos. Y así han debido quedarse sus seguidores tras conocer la noticia de un intérprete que no parecía especialmente comprometido con la política pese a haber salido en alguna ocasión en defensa de la formación liderada por Pablo Iglesias, llegando a apoyar incluso la confluencia entre el partido e Izquierda Unida, pese a las reticencias del número dos, quien ha propuesto su nombre.

Asociado a personajes siempre esperpénticos, Pepe Viyuela ha demostrado siempre que sabe reírse de sí mismo, encontrando los resquicios entre la burla y el victimismo para ganarse el favor de su público. Lo hizo en «El milagro de P. Tinto», y también como Filemón en las adaptaciones a la gran pantalla de los famosos cómics. Pero sobre todo con su Chema, el tierno y a veces desquiciante tendero de «Aída».

De profesión, además de humorista, actor y poeta, también payaso, quizás su fichaje responda a la acuciante necesidad de Podemos de buscar humor en situaciones complicadas, sobre todo tras el enfrentamiento ya no tan velado entre Iglesias y Errejón, tensado aún más por la reciente salida de su número tres, Carolina Bescansa.

A pesar de las seis películas de su filmografía, en la que figuran colaboraciones con nombres destacados de la industria del cine como Julio Médem («Tierra») o Javier Fesser, Pepe Viyuela siempre se ha sentido más cómodo en el medio catódico, el formato que le acogió y donde el artista desplegó sus más memorables ardides humorísticos.

Amante también del teatro y vicepresidente de Payasos sin Fronteras, es precisamente este cargo el que quizás mejor define su carrera profesional, la de un bufón entrañable, la de un payaso que, tras sus incursiones en pantalla y sobre las tablas, se enfrenta a su papel más complejo: ponerse serio para los mítines de Podemos.