ES NOTICIA EN ABC

Diez clásicos de Semana Santa que todos los años ponen en la televisión

ABC Play recopila los principales títulos de los filmes que debes ver en estos días de vacaciones

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Semana Santa es sinónimo de vacaciones, pero también de cine. Como cada año, estos días nos devuelven a la televisión (y en alguna ocasión también al cine) títulos clásicos que nos cuentan historias bíblicas y que se repiten una y otra vez. Superproducciones, cine de autor e, incluso, de animación: os dejamos diez películas que os ayudarán a pasar una buena semana:

Ben-Hur (1959)

La oscarizada película nos lleva hasta la Antigua Roma, bajo el reinado de los emperadores Augusto y Tiberio (s. I d.C.). Allí, Judá Ben-Hur (Charlton Heston), hijo de una familia noble de Jerusalén, y Mesala (Stephen Boyd), tribuno romano que dirige los ejércitos de ocupación, son dos antiguos amigos, pero un accidente involuntario los convierte en enemigos irreconciliables: Ben-Hur es acusado de atentar contra la vida del nuevo gobernador romano, y Mesala lo encarcela a él y a su familia. Mientras Ben-Hur es trasladado a galeras para cumplir su condena, un hombre llamado Jesús de Nazaret se apiada de él y le da de beber. En galeras conocerá al comandante de la nave (Jack Hawkins) y más tarde a un jeque árabe (Hugh Griffith) que participa con sus magníficos caballos en carreras de cuadrigas.

Jesús de Nazaret (1977)

El director Franco Zeffirelli reunió a grandes actores como Robert Powell, Anne Bancroft o James Mason para contar los últimos días de Jesús de Nazaret en un telefilm que fue estrenado en 1977. Pese a que no fue estrenado en salas, recibió el reconocimiento de la industria a través de dos nominaciones a los Premios Emmy (mejor telefilm y mejor actor) así como a los BAFTA, donde obtuvo seis incluyendo la de mejor actor.

Los diez mandamientos (1956)

El director Cecil B. DeMille se puso al frente de este drama bíblico ambientado en el Antiguo Egipto que narra la historia de Moisés (Charlton Heston), favorito de la familia del faraón, que decide renunciar a su vida de privilegios para conducir a su pueblo, los hebreos esclavizados en Egipto, hacia la libertad. Además de convertirse en un clásico del cine, el filme cosechó siete nominaciones a los Oscar (de los cuales solo consiguió el de Mejores efectos especiales).

Las sandalias del pescador (1968)

Anthony Quinn protagoniza el filme
Anthony Quinn protagoniza el filme

Después de pasar veinte años como prisionero político en un campo de trabajos forzados en Siberia, el arzobispo ucraniano Kiril Lakota (Anthony Quinn) es inesperadamente liberado por el presidente de la Unión Soviética (Laurence Olivier), que había sido su carcelero en Siberia, y enviado al Vaticano como asesor. Una vez en Roma, el Papa Pío XII (John Gielgud), que está gravemente enfermo, le nombra Cardenal. Mientras, el mundo vive en un estado permanente de crisis, con la Guerra Fría como telón de fondo.

Barrabás (1961)

La película dirigida por Richard Fleischer se convirtió en una superproducción sobre la historia bíblica de Barrabás, el criminal que fue indultado por Poncio Pilatos en lugar de Jesucristo. Su libertad significó, pues, la crucifixión del nazareno, hecho que lo atormentó durante el resto de su agitada vida. El encargado de protagonizar «Barrabás» también fue Anthony Quinn.

Marcelino, pan y vino (1954)

La película española, dirigida por Ladislao Vajda, nos traslada hasta el siglo XIX. Después de una larga guerra, un bebé es abandonado a la puerta de un convento de frailes franciscanos que intentan, sin éxito, buscarle una familia. Pasan los años, y aunque el niño vive feliz entre los monjes, no puede dejar de añorar a su madre. Marcelino se hace amigo de un Cristo crucificado que hay en el desván del convento: habla con él y le sube de la cocina pan, vino y otros víveres que puede encontrar.

Rey de reyes (1961)

Cuando las legiones de Roma conquistan Palestina, en un establo de un pueblo llamado Belén nace un niño que es adorado por pastores y por tres magos de Oriente, que han acudido a él guiados por una estrella. Ante el rumor de que ha nacido el Mesías, el rey Herodes ordena asesinar a todos los recién nacidos. Pero María y José, padres del bebé recién nacido, consiguen huir y salvar la vida de su hijo.

El evangelio según San Mateo (1964)

La película dirigida por Pier Paolo Pasolini, quien también estuvo a cargo del guion, cuenta (en clave neorrealista pero sin apartarse del texto bíblico) un cercano retrato de Jesús de Nazaret. El filme, protagonizado por Enrique Irazoqui, consiguió tres premios Oscar (banda sonora, vestuario y dirección artística). También se hizo con el premio del jurado en el Festival de Venecia.

El príncipe de Egipto (1998)

La productora DreamWorks escogió un relato bíblico para que fuese el primer film de dibujos animados de gran calidad por parte de un estudio ajeno a la Walt Disney Pictures. En el antiguo Egipto, hace miles de años, el faraón Seti ordena la muerte de todos los recién nacidos judíos. Una madre, desesperada, coloca a su hijo en una cesta y la deposita en el Nilo. Las aguas la conducen río abajo hasta la orilla donde la hallará la reina. El niño era Moisés y fue educado como hermano de Ramsés, el heredero del trono. Sin embargo, cuando, años después, se descubra el origen hebreo de Moisés, los hermanos se distanciarán.

La pasión de Cristo (2004)

La polémica película de Mel Gibson nos traslada hasta la provincia romana de Judea, un misterioso carpintero llamado Jesús de Nazareth comienza a anunciar la llegada del «reino de Dios» y se rodea de un grupo de humildes pescadores: los Apóstoles. Durante siglos, el pueblo judío había esperado la llegada del Mesías (personaje providencial que liberaría su sagrada patria e instauraría un nuevo orden basado en la justicia). Las enseñanzas de Jesús atraen a una gran multitud de seguidores que lo reconocen como el Mesías. Alarmado por la situación, el Sanedrín, con la ayuda de Judas Iscariote, uno de los doce Apóstoles, arresta a Jesús. Acusado de traición a Roma, Cristo es entregado a Poncio Pilato, quien, para evitar un motín, lo condena a a morir en la cruz como un vulgar criminal.