ES NOTICIA EN ABC
El parque mágico

«El parque mágico»: el poder de la imaginación de un niño

El director Dylan Brown recuerda a través del filme la importancia de comprender los altibajos de la vida

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Imagina un parque de atracciones mágico, con atracciones que, desafiando a la ley de la gravedad, estremecen a unas entusiasmadas multitudes, calles repletas de personajes extravagantes y atracciones asombrosas que dejan boquiabiertos a visitantes provenientes de todo el mundo. Eso es exactamente lo que ha construido June, una niña prodigio de las matemáticas e ingeniera en ciernes. En su habitación, ella y su madre han construido «El parque mágico», la película que llega este viernes a las sala de cine y que hace referencia a un lugar en el que el tiovivo tiene peces de colores suspendidos en el aire y los rápidos de los ríos resplandecen como los fuegos artificiales del cuatro de julio.

June ha pasado prácticamente toda su vida construyendo el Parque Mágico, empleando su desbordante imaginación para crear atracciones que asombran y maravillan a niños de todas las edades. Pero cuando la madre de June cae gravemente enferma, la niña abandona su creación. «June se arroja de cabeza, sin titubeos, a todo lo que hace, y parte de su historia trata sobre el esfuerzo por volver a recuperar el sentimiento de aventura que vemos en esta escena. Cuando llegamos al final de la película, vemos a una chica que comprende mejor los altibajos de la vida», explica el guionista André Nemec.

Para ella, el Parque Mágico se ha acabado para siempre. Sin embargo, parece que para el parque de atracciones, June todavía no se ha acabado. «En ocasiones resulta difícil afrontar hasta los recuerdos felices», observa Nemec. «El temor y la incertidumbre te llevan a olvidar la parte buena. Recordarlos puede resultarnos doloroso, pero las lecciones que aprendemos nos ayudan a convertirnos en una mejor versión de nosotros».

Mientras pasea sin rumbo por el bosque, descubre por casualidad una campa encantada donde el Parque Mágico ha cobrado vida, junto con sus amigos imaginarios Boomer, el oso amistoso; Steve, el puerco espín especialista en seguridad; Greta, la jabalí sensata; y los castores de mantenimiento Cooper y Gus. La primera vez que June ve el Parque Mágico real, está todo hecho una ruina. «La maleza lo ha invadido todo», dice Brianna Denski, la actriz que ha «dado vida» a la protagonista de «El parque mágico». «Las cosas se caen a pedazos; están rotas; nada está en condiciones de funcionamiento. Todo está cerrado».

Pero una misteriosa Oscuridad se cierne últimamente sobre el parque y, lo que resulta aún más preocupante, Peanut se ha esfumado. El parque, ante el ataque de una horda de Chimpanzombies desquiciantemente adorables, ha sido presa del caos y la destrucción. Para rescatar su brillante creación, June se lanza a buscar a Peanut y a descubrir el misterio oculto tras la Oscuridad, antes de que esta destruya el Parque Mágico para siempre.

Necesitará todo su ingenio para reconstruir el parque, pero ni siquiera con su portentosa inteligencia será suficiente. «A la hora de la verdad todo se reducirá a una cuestión de amistad y trabajo en equipo. Trabajar junto a los residentes del parque será la única forma de hacer las cosas. Y aún así, hará falta una pista dejada por su madre en el parque para poder arreglar definitivamente las cosas», añade Denski.