ES NOTICIA EN ABC
«Aladdin»

El nuevo final de Jasmine: feminista y políticamente correcto

Guy Ritchie, con la ayuda de John August, ha modificado la trama de la princesa Disney para adecuarla a la sociedad actual: «Quería que fuese más contemporánea, accesible y con aspiraciones como las que puede tener cualquier niña»

Naomi Scott interpreta a Jasmine en la readaptación del clásico de Disney
Naomi Scott interpreta a Jasmine en la readaptación del clásico de Disney - DISNEY
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jasmine nos ha enseñado la que probablemente es la lección más valiosa que podemos obtener de las princesas Disney: «lucha por aquello que quieres». En la versión de «Aladdin» que crearon John Musker y Ron Clements, por allá por 1992, la princesa de Agrabah soñaba con poder casarse por amor. Sin importar la procedencia de su amado ni su condición social. «Siempre ha sido alguien que tiene que pelear duramente por aquello en lo que ella cree y tiene que dejar claro que tiene buenos argumentos para pensar así», reflexiona Naomi Scott, la actriz encargada de interpretar a la princesa en la gran pantalla. Ahora, en la reinterpretación capitanea por Guy Ritchie, sus aspiraciones son mayores.

«Han pasado 27 años desde que se estrenó la versión animada. Hay cosas que han cambiado mucho y eso nos ha obligado a ser más ambiciosos», añade. Después de un engaño, muchas manipulaciones y un secuestro, Jasmine consigue casarse con quien ella ama. Pero (siempre hay un pero en cualquier historia de Disney) es Aladdin quien, al casarse con la princesa, tiene que ser un sultán. «Esto no podía quedarse así», espeta el director Guy Ritchie («RocknRolla»). «Tenía que encontrar la forma de que Jasmine fuese más contemporánea, accesible y con aspiraciones como las que puede tener cualquier niña », añade.

Con ese cambio en mente, Ritchie, con ayuda de John August («Big Fish»), escribió una nueva trama para Jasmine (y han eliminado escenas que podrían haberse antojado polémicas, como el secuestro de la princesa a manos de Jaffar). «Ahora, Aladdin simplemente anima a Jasmine para que pelee por lo que quiere. La película nos deja muy claro que es la persona adecuada para gobernar, la más preparada. No se me ocurre mejor forma de revolucionar a este personaje», confiesa Naomi Scott, quien de pequeña soñaba con convertirse en la princesa. «Me veía identificada en ella».

Por si hay algún espectador que tiene dudas de ello, Alan Menken, además de modernizar la banda sonora original, ha añadido una nueva canción. «”Speechless” nos cuenta todo por lo que Jasmine está pasando para dejar de ser la linda princesa y encontrar su propia voz», explica el compositor. El rodaje de esta canción fue uno de los más emotivos de la película. «Hay mucha gente a la que han acallado, a la que le han hecho sentir que no valía para nada. La idea de “no voy a quedarme sin palabras” me parece un mensaje increíble para empoderar a pequeñas niñas y niños para que hablen claro y si ven algo que está mal, lo denuncien», arenga Scott.

P - ¿Qué significa Jasmine para ti después de todo este fenómeno?

R - Para mí siempre ha sido muy inspiradora. Es alguien que siempre ha peleado duramente por aquello en ello que ella cree sin importar si ganaba o perdía y ha demostrado que tiene buenos argumentos para pensar así, tanto en esta película como en la original.

P - ¿Cómo has visto la evolución del personaje?

R - Ha sido un desafío más emocionante y ha sido una gran oportunidad interpretar a un personaje que me encanta y verlo crecer así. Han pasado 27 años desde la versión animada, han cambiado muchas cosas y teníamos que hacer que eso se notara. Ahora Jasmine no solo lucha por casarse con quien ella ama, también lucha para poder tener el rol que ella se merece.

P - Y también hay una nueva canción para Jasmine.

R - Esa canción tiene un lugar especial en mi corazón. Representa tanta gente gracias a esa idea de «no voy a quedarme sin palabras». Hay muchas personas a las que han acallado, a las que le han hecho sentir que no valía para nada, a las que les han convencido de que no deberían hablar claro… Es un mensaje increíble para empoderar a pequeñas niñas y niños para que construyan su propia opinión y la pongan en valor. Si ves algo que está mal, deberías denunciarlo incluso si no ganas porque es parte de nuestra realidad. No siempre vamos a ganar cada batalla, pero eso no significa que no debamos luchar.

P - ¿Quién era tu princesa Disney favorita de pequeña?

R - Tengo dos. Una era Jasmine y la otra era Mulán. Mulán es dura de pelar, es una guerrera, y Jasmine, simplemente me veía reflejada en ella. Sentía que ella era la princesa que yo podía ser.