ES NOTICIA EN ABC

¿Por qué ya no vemos a Richard Gere en Hollywood?

El galán de Hollywood se ha apartado de las grandes pantallas sin casi darnos cuenta

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Richard Gere se consagró como uno de los principales galanes de Hollywood gracias a películas como «American Gigolo», «Oficial y caballero» o «Pretty Woman». Estaba en todas partes. Sin embargo, desde hace unos años, poco sabemos de él.

De lo último que escuchamos de él, fue la gran crítica que tuvo su representación de un hombre sin techo en «Invisibles». El «New York Times» acreditó que Gere había usado «su inconfundibles aunque algo desteñido carisma de estrella de cine»; en ABC la definíamo así: «Moverman abre los ojos del espectador cual naranja mecánica, pero sin alambres ni violencia y el esfuerzo de Gere, loable». Aun así, es difícil concebir cualquier tipo de crítica sobre las perspectivas futuras de Gere. No creemos que cualquiera de los directores de casting se mostrara muy reacio a esta experimentada estrella de Hollywood.

Pero no todo han sido alegrías en la carrera del actor. Con «Doctor T y las mujeres» tuvo un sobrecoste (23 millones de dólares en total) en la producción que no pudo ser compensado con la taquilla. Sin embargo, esta no fue la peor. «Amelia» ganó solo 19,6 millones de dólares, mientras que costó unos 40 millones de dólares. «La sombra de la traición» está también entre los fracasos de Gere con más de diez millones de pérdidas.

Son muchos los grandes actores que, en últimos años, han dado el salto a las series de televisión. Algo que Richard Gere aún no ha hecho. Tampoco ha dado el salto a los escenarios de Broadway, y eso que sus inicios fueron en el teatro con la obra «Seattle», antes de mudarse a Nueva York. Incluso consiguió una nominación Tony en 1979 por la obra «Bent». También tuvo un gran recibimiento su trabajo en la ganadora de un Oscar «Chicago».

Sus prioridades han cambiado

Gere lleva practicando activamente el budismo desde que era un veinteañero. Demostró sus ideales en la gala de los Oscar de 1993 con su crítica al gobierno chico por la represión que ejerce sobre el Tíbet, hecho que le valió el veto para presentar de nuevo los Oscar o para visitar la República Popular China. Así que buscó otra forma de colaborar: fue cofundador de la organización no gubernamental humanitaria «Casa del Tíbet» y se ha involucrado en una larga lista de trabajos humanitarios a lo largo del mundo (como la sensibilización sobre el SIDA o campañas de educación).

Ya dijo en una entrevista del «Lion’s Roar» en 1999 que necesitaba equilibrar el trabajo y la espiritualidad. «Me parece cada vez que mi dedicación a mi carrera, a vida normal como cabeza de familia, es un gran desafío para las enseñanzas que he interiorizado durante toda mi vida. Si no estuviera trabajando, no sería capaz de hacer frente a las grietas y a la oscuridad que hay dentro de mí», comentaba el actor.

Aún nos queda un poco

Aunque no sean grandes producciones, el año que viene podremos verle en «Oppenheimer Strategies» así como en la adaptación de la novela de misterio «The Dinner» de Herman Koch gracias a la adaptación de Oren Moverman.