ES NOTICIA EN ABC

Nicholas Hoult: «Para Tolkien, el dolor se calma con el arte»

El actor da vida al escritor J. R. R. Tolkien en el biopic que narra los orígenes del autor de «El señor de los anillos»

Nicholas Hoult, protagonista y alter ego de Tolkien
Nicholas Hoult, protagonista y alter ego de Tolkien
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El escritor J. R. R. Tolkien creó los mundos de «El señor de los anillos» y «El hobbit» y cambió la historia de la literatura fantástica. De su obra se han hecho decenas de ensayos y adaptaciones; de su vida, sus orígenes y sus padeceres, bastantes menos. Una vida a la que hoy insufla alma Nicholas Hoult, el actor británico de moda que ha sido el elegido para viajar a las trincheras donde el escritor concibió sus grandes historias. Un viaje que comparte con Lily Collins, que interpreta a Edith, la mujer que construyó junto con Tolkien una historia de amor tan fascinante como la propia ficción.

P - A sus 29 años ya ha interpretado a Tesla, Salinger y ahora a Tolkien. Parece que le gustan los intelectuales...

R - Sí. Reconozco que me intriga cómo gente extraordinaria hace lo que hace y cómo crean lo que crean. Me parece interesante leer sobre sus vidas y su trabajo, descubrir la magnitud de su obra y ver hasta dónde calaba en su día a día lo que creaban.

P - ¿Se siente cerca de estos genios a los que ha interpretado?

R - Yo no soy un genio. Es cierto que siempre he sido admirador de Tolkien desde que leí «El hobbit» con 11 años. Me encantó. Luego llegaron las películas y me fascinaron. Con esta cinta he aprendido sobre su vida y la influencia que ha tenido en mucha gente. Nos ha brindado la oportunidad de creer en la libertad de crear, y eso siempre es interesante de interpretar.

P - ¿Tuvo la oportunidad de conocer a alguien de la familia Tolkien?

R - El tataranieto de Tolkien estuvo en el rodaje e interpreta a uno de los soldados que aparecen en las trincheras. Tuvimos una charla breve sobre su familia y ambos recreamos el momento en que Tolkien estuvo en la guerra, pero no hablamos en profundidad sobre él.

P - Las trincheras se convierten para Tolkien en su «Tierra Media», donde se enfrentan las tropas de Mordor...

R - Absolutamente. Él siempre negó que la guerra fuera una alegoría de los mundos que inventó, sin embargo, al mismo tiempo, creo que esa experiencia en las trincheras tuvo un gran impacto en su trabajo. Sus traumas de la guerra le ayudaron a fortalecer su carrera y su amor por el lenguaje.

P - ¿Conocía su historia?

R - Sí, sabía quién era, pero no tenía ni idea de que fuera un genio. Tampoco que hubiera creado un idioma. Cuanto más investigaba, más le admiraba. Su vida y su trabajo están plagados de similitudes. En sus libros descubrimos mundos imaginados que sin embargo surgen de la realidad, y así lo sentimos. Para mí ha sido un honor conseguir entenderlo.

Pregunta - ¿Y sabía algo de la historia de amor entre Tolkien y Edith?

Respuesta - No, no tenía ni idea. Es algo que me fascina de esta película. Lily [Collins, compañera de reparto] es una fantástica actriz, tiene cualidades de estrella de Hollywood y es perfecta para interpretar a Edith, que era alguien enigmática y fuerte, un personaje que buscaba, como Tolkien, escapar de su vida. Tanto Edith como Tolkien eran huérfanos y pudieron refugiarse el uno en el otro. Aunque no estuvieron juntos desde su juventud, estaban claramente hechos el uno para el otro. Fue un verdadero regalo conocer su relación. Se amaban de una forma maravillosa, y eso se refleja en la película.

La Pregunta

P - ¿Cree que Tolkien cumplió su sueño de cambiar el mundo?

R - Sí. Tolkien dice que el arte es importante en tiempos de guerra, y lo dice al regresar de la Primera Guerra Mundial: el dolor de lo desconocido se calma con el arte. Y ahora hay tanta desconfianza en el mundo que creo que es importante recuperar sus palabras

P - ¿Cuál es el ingrediente necesario para que una película funcione?

R - Creo en el trabajo en equipo. Muchas veces, las películas que triunfan son aquellas donde los actores sienten que están en una obra de teatro. Con el ambiente adecuado entre los compañeros y la guía necesaria del director.