ES NOTICIA EN ABC

El ataque de Spielberg a las películas de Netflix

Ante esta guerra de Spielberg, que no quiere las películas de la plataforma en los Oscar, Netflix ha respondido que ellos también aman el cine y «proporcionan a los cineastas otras formas de compartir su arte»

Spielberg, contra Netflix
Spielberg, contra Netflix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Steven Spielberg continúa con su cruzada contra Netflix y el resto servicios de streaming. El director ha propuesto a la Junta de Gobernadores de la Academia de Cine, que se reunirá el próximo mes de abril, un cambio en la normativa de nominaciones a los Oscar. El objetivo: evitar que películas como Roma estén presentes en premios cinematográficos. Su decisión afectaría, de forma colateral, a muchas producciones independientes que luchan cada año por los premios más deseados del cine.

Actualmente para que una película sea elegible a los Oscar es necesario se proyecte en cines de Nueva York y Los Ángeles durante al menos una semana. Si el periodo mínimo de proyección se amplía, muchos largometrajes (principalmente producciones con menor presupuesto y de habla extranjera) se verán perjudicados y no solo las grandes compañías de streaming. A juicio de Spielberg, las producciones de Netflix y otras plataformas «deben competir en los Emmy, no en los Oscar», tal y como afirmó hace unos meses.

Roma, la producción de Netflix protagonista del debate iniciado por Spielberg, consiguió diez nominaciones a los premios Oscar, alzándose con tres a mejor director para Alfonso Cuarón, mejor película en lengua no inglesa y mejor fotografía. La plataforma también ha lanzado recientemente el primer adelanto de El Irlandés, la nueva película de Martin Scorsese, otro gran director que se suma a una nueva forma de hacer cine en plataformas diferentes a las salas de cine tradicionales.

«Steven sí nota una gran diferencia entre el streaming y las salas de cine», comenta un portavoz de Amblin Entertainment, productora del propio Spielberg, quien representa a los directores de cine en la Junta de Gobernadores. Otros cineastas como Christopher Nolan se han unido a la batalla para evitar que la frontera entre cine y televisión sea cada vez más difusa. «Hay una sensación creciente de que, si Netflix va a funcionar como un estudio, debería haber algún tipo de estándar. Necesitamos un poco de claridad», admite uno de los miembros de la Junta de Gobernadores a Indiewire.

Entre las quejas más comunes del sector contra Roma, argumentan que Netflix ha gastado 50 millones de dólares sólo en promoción (otros títulos como Green Book sólo han invertido 5 millones de dólares); que la compañía no ha proporcionado los datos de taquilla cosechados por Roma, o que sus producciones están disponibles 24/7 en 190 países de forma simultánea gracias a su distribución mediante la aplicación gratuita.

«Cada vez más cineastas permitirán que las empresas de vídeo bajo demanda financien sus películas, con la promesa de una pequeña ventana cinematográfica durante una semana para que puedan optar a los Oscar o a otros premios. Sin embargo, una vez que se comprometen con un formato de televisión, son películas de televisión», declaró Spielberg de forma tajante a ITV News el año pasado.

Netflix responde a Spielberg

Ante esta iniciativa Netflix reclama, vía Twitter, que ellos también aman el cine y «proporcionan a los cineastas otras formas de compartir su arte».

«Amamos el cine», escribió la cuenta oficial de Netflix en la red social, que enumeró una lista de cosas que también aprecian como permitir el «acceso a personas que no se puedan permitir [pagar una entrada] o no tengan acceso a un cine en sus ciudades»; permitir a todos en todo el mundo disfrutar de los estrenos al mismo tiempo; o «proporcionar a los cineastas otras formas de compartir su arte». «Estas cosas no se excluyen mutuamente», concluyó la plataforma.

El servicio de streaming no nombró directamente al aclamado director en su tuit, pero claramente responde a la crítica del realizador sobre su participación en los premios más importantes del sector cinematográfico.