ES NOTICIA EN ABC
Fernando MuñozFernando Muñoz

Netflix ya es «Uno de los nuestros»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Netflix ha entrado en la liga de las grandes de Hollywood como «Roma» se presenta en la pantalla: arrastrando al sumidero un río rebosante de desechos. Desde que empezara a producir sus propias películas, allá por 2015 con «Beasts of No Nation», se ha enfrentado a todo y a todos en una guerra que ha dejado secuelas en festivales (su disputa con Cannes sigue abierta), distribuidores y productores.

En esta dualidad que muchos ven entre Netflix y la sala de cine, lo nuevo y lo viejo, el taxi y Uber, que las «majors» hayan aceptado en su club privado a la plataforma parece una claudicación. Pero los presidentes de Disney, Warner, Universal, Paramount… no irán a la puerta de los estudios a quemar mandos de Smart TV: el «boom» de Netflix no ha afectado a su negocio, que el año pasado batió récord de facturación en taquilla. Mejor tener cerca al enemigo, aunque sus bombas sean inocuas de momento.

Igual que la ola con la que arranca la película de Cuarón, Netflix ha arrasado (y convencido) a todos. Si no podía ir a Cannes, iba a Venecia; si le obligaban a estrenar en salas para competir en los Oscar, lo hacía con pases limitados de pocas semanas... Así, en 2014 logró su primera nominación al Oscar con un documental. En 2016 ya fueron dos menciones. En 2017, tres. En 2018 subió a ocho y por fin este 2019 se alzó con 14 con «Roma» como la gran favorita. Todo bajo su mácula de oscurantismo por la que no dan datos de cuánta gente ha visto la película. Sombras que poco importan a Martin Scorsese o Steven Soderbergh, que estrenarán en la plataforma durante 2019. Al Hollywood del dinero esta fuga de autores le da igual mientras que en su fórmula millonaria de «Vengadores» y «remakes» el nombre del director sea la última variable en la que pensar.

Queda por ver si, como en «Uno de los nuestros», los jefes del clan (aquí un «lobby») invitan al último en llegar a ser parte de la familia para darle una «sorpresa» por la espalda. Por el momento, Scorsese, director de este clásico, ya ha elegido bando.