ES NOTICIA EN ABC

Por qué es tan necesario volver a ver Harry Potter en Netflix y HBO

Las películas del niño mago están disponibles en las dos plataformas desde el 1 de febrero

Tom Riddle inspecciona la cicatriz de Harry Potter, disponible a partir del 1 de febrero en Netflix y HBO
Tom Riddle inspecciona la cicatriz de Harry Potter, disponible a partir del 1 de febrero en Netflix y HBO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Muchas generaciones esperaron la carta de Hogwarts como quien no puede esperar a las vacaciones. Detrás de una puerta, frente al buzón de correo, y alguno hasta en una buhardilla, por si aparecía una lechuza con el ansiado sobre. O un bonachón medio gigante, en su moto voladora sentado sobre una tarta de cumpleaños. Un hombretón capaz de encontrar a quien quiera donde sea, tanto si es en Privet Drive como si lo es en un faro perdido en mitad del océano. Unas lechuzas con una puntería asombrosa, capaz de enviar cientos de misivas sin el menor atisbo de unresuello.

Muchos lo esperaron, y podrían seguir haciéndolo de no ser por Netflix y HBO. Si bien la esperada carta nunca llegó, ni tampoco Hagrid ni los pájaros mensajeros, sí lo hacen ahora las aventuras de los alumnos que las recibieron, disponibles en ambas plataformas a partir del 1 de febrero.

Tanto si eres padre como si no, si eres soltero o tienes pareja. También los adolescentes y, sobre todo, los niños, que pueden crecer junto al trío protagonista, esos Ron Weasley, Hermione Granger y Harry Potter que no dejan de meterse en líos. Para todos es Harry Potter un viaje recomendable, más aún cuando está al alcance de quien tenga HBO y también Netflix.

Si ya la has visto, es hora de volver a ellas; si no lo has hecho, de pegarse un buen maratón, de estos de manta y sofá mientras llueve afuera. Y por si todavía no te ha convencido que Netflix y HBO te faciliten la tarea a golpe de mando, aquí van unas cuantas lecciones de la saga Harry Potter.

-El poder de la amistad. Es el hilo conductor de todos los libros y, por supuesto, también de las películas. Desde el primer momento queda claro que Harry Potter es el gran protagonista, pero nunca conseguiría realizar con éxito tales hazañas sin sus amigos. Ron se «sacrifica» por él en la partida del ajedrez humano, sería impensable que el niño mago lograse algo sin los conocimientos de Hermione (que se ha leído todos los libros del mundo mágico y del muggle) y hasta el torpe Neville Longbotton, con las branquialgas y la espada de Godric Griffindor, es fundamental para Potter.

«Estaremos a tu lado pase lo que pase». Ron Weasley«Seremos fuertes a medida que estemos unidos, débiles a medida que estemos divididos… el don de esparcir discordia y enemistad es muy grande… podemos combatirlo demostrando un lazo de amistad y confianza igualmente fuertes...». Albus Dumbledore

-No debemos guiarnos por los prejuicios. Desde el principio, parece que los de Gryffindor son los buenos y los de Slytherin, los malos; que Severus Snape es un profesor amargado, un traidor que acaba con sus amigos y siempre ha permanecido leal a Albus Dumbledore. Sin embargo, el tiempo termina demostrando a Harry Potter que no debe guiarse por las apariencias pues, bajo la túnica negra, la nariz aguileña y el pelo grasiento del profesor de Pociones que siempre anheló enseñar Defensa contra las Artes Oscuras, había un enorme corazón deseando proteger lo que siempre había amado.

«Albus Severus, te pusimos los nombres de dos directores de Hogwarts. Uno de ellos era de Slytherin, y seguramente era el hombre más valiente que jamás he conocido». Harry Potter

-El amor de una madre es el más grande. Es una de las primeras lecciones de los libros y películas de Harry Potter, ya que sin el amor de Lily, sin su sacrificio, la maldición Avada Kedabra que Voldemort dirigió contra el pequeño mago le habría matado. Sin embargo, le dejó una característica cicatriz en la frente con forma de rayo, y lo convirtió en la única persona capaz de sobrevivir a la más mortífera de las maldiciones imperdonables.

«Mátame a mí en su lugar». Lily Potter

-Sin amor, todo es oscuro. Pudiera parecer que Voldemort es más poderoso que el resto de personajes de Harry Potter, no en vano ha conseguido eludir las debilidades humanas, llegando a sentir indiferencia por acabar con cualquier vida. Pero lejos de darle poder, su incapacidad de sentir algo que no sea la ambición termina siendo su perdición.

«Tu madre murió para salvarte. Si hay algo que Voldemort no puede entender es el amor». Albus Dumbledore

-A superar nuestros miedos. Una de las escenas más míticas de la saga Harry Potter es esa clase de Defensa contra las Artes Oscuras en la que el profesor Lupin abre un armario con espejo y sale un Boggart, esa criatura capaz de convertirse en aquello que más miedo te da. Y la solución para contrarrestar ese terror no es otra que la risa, a través del Ridiculus. La araña a la que teme Ron se resbala con los patines del hechizo, el Snape de Neville se traviste con la ropa de su abuela, y la Luna de hombre lobo del profesor Remus, en un globo.

«¿Qué es lo que más te asusta en el mundo? –Neville movió los labios, pero no dijo nada. Miró a su alrededor, con ojos despavoridos, como implorando ayuda, y luego dijo en un susurro: El profesor Snape». Neville Lognbotton

-El poder de las decisiones. Da igual dónde hayas nacido, si eres pobre o rico... Al final, lo más importante no es lo que viene dado, sino hacia dónde decidimos dirigir nuestra vida. Son nuestras decisiones las que conforman la persona que queremos ser.

«El mundo no se divide en gente buena y mala; todos tenemos luz y oscuridad dentro de nosotros, lo que importa es la parte a la que obedecemos, eso es lo que realmente somos». Sirius Black«Son nuestras elecciones, Harry, las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades»

-No excluir al diferente. Harry Potter, Ron y Hermione son los principales exponentes de tratar a todo el mundo por igual, a pesar de ser diferente. Nunca discriminan a nadie por su Casa –les cuesta un poco más con los Slytherin– ni tampoco por su aspecto. Prueba de ello es el trato diferente que Harry y Draco Malfoy le profesan al hipogrifo Buckbeack o al elfo Dobby. O la profesora Umbridge, que insulta a los centauros constantemente hasta provocar su ira.

«Dobby está acostumbrado a las amenazas, señor. Dobby las recibe en casa cinco veces al día». Dobby, el elfo

-Llamar a las cosas por su nombre. Una de las lecciones que se desprenden desde las primeras páginas, y minutos, de Harry Potter es la necesidad de derribar tabúes. Solo de esta forma, llamando a las cosas por su nombre, podemos enfrentarlas como corresponde. Tanto en los libros como en las películas del niño mago esto se materializa en el miedo de algunos a decir en voz alta el nombre del Señor Oscuro, al que se refieren como «El que no debe ser nombrado».

«Llámalo Voldemort, Harry. Utiliza siempre el nombre correcto de las cosas. El miedo a un nombre aumenta el miedo a la cosa que se nombra». Albus Dumbledore