ES NOTICIA EN ABC

Netflix gana la batalla: podrá seguir compitiendo en los Oscar

La Junta de Gobernadores de la Academia zanjó el asunto ayer mediante una votación

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Prometía ser un debate intenso en los depachos de la Academia, pero la Junta de Gobernadores zanjó el asunto ayer mediante una votación. Las películas que estén producidas y se estrenen en plataformas de streaming, como Netflix, podrán competir en las categorías oficiales de los Oscar (siempre y cuando pasen por la gran pantalla). La discusión resurgió cuando Steven Spielberg hizo pública su cruzada contra los servicios de streaming. «Deben competir en los Emmy, no en los Oscar», afirmo en diferentes medios estadounidenses. Sin embargo, tras la votación ayer por la noche estos filmes podrán seguir compitiendo siempre y cuando cumplan los requisitos que se les exigen.

Así, la norma establece que para poder competir por un Oscar la película en cuestión debe haberse proyectado en al menos una sala de cine del condado de Los Ángeles, Estados Unidos, durante un mínimo de siete días y con tres o más sesiones diarias y no gratuitas. Dichos filmes podrán ser estrenadas fuera de las salas (es decir, en las plataformas de streaming) ese mismo día o después sin que ello las excluya de los Óscar.

«Apoyamos la experiencia del cine como integral en el arte de las películas y esto tuvo un peso importante en nuestras discusiones», dijo el presidente de la Academia, John Bailey, sobre un tema que ha enfrentado en Hollywood a los partidarios de la exhibición tradicional con quienes respaldan al streaming y las nuevas formas de distribución. «Nuestras reglas requieren ahora exhibición en los cines y también permiten a una amplia selección de filmes ser presentados a los Óscar. Planeamos estudiar aún más los profundos cambios que están ocurriendo en nuestra industria y continuar los debates con nuestros miembros sobre estos asuntos», añadió.

Spielberg, pese a ser el detonante del debate, no estuvo presente en la votación ya que está en Nueva York rodando el remake de «West Side Story». Sin embargo, a través de un correo a «New York Times», aseguró que su posición es salvaguardar «la experiencia de asistir al cine». «Deseo que las personas encuentren entretenimiento de cualquier manera que más les convenga. (...) En pantalla grande o pequeña. Lo que realmente me importa es que haya buenas historias y que todos tengan acceso a ellas».

«Sin embargo, siento que las personas deben tener la oportunidad de salir del espacio seguro y familiar de sus vidas e ir a un lugar donde puedan sentarse en compañía de otros y tener una experiencia compartida –que lloren, se rían o se asusten juntos– para que, cuando termine el filme, se sientan un poco menos desconocidos. Quiero que las salas de cine sobrevivan. Quiero que esa experiencia siga siendo relevante en nuestra cultura», añadió.

De extranjero a internacional

Además, la Academia de Hollywood ha anunciado que el Oscar a la mejor película en lengua extranjera se llamará a partir de ahora el galardón a la mejor película internacional, y que los semifinalistas en esta categoría pasarán a ser diez largometrajes en lugar de los nueve como había hasta ahora. «Nos hemos dado cuenta de que la referencia 'extranjera' está anticuada dentro de la comunidad global del cine», dijeron los copresidentes del comité de película internacional, Larry Karaszewski y Diane Weyermann, en un comunicado.

«Creemos que película internacional representa mejor esta categoría y promueve una visión positiva e inclusiva del cine y del arte de las películas como una experiencia universal», añadieron. Aunque cambie el nombre, las reglas de este apartado, que hasta ahora también era conocido como mejor película en lengua no inglesa, no variarán.

«Una película internacional se define como un largometraje producido fuera de Estados Unidos con un diálogo predominantemente no inglés. Se permiten las cintas animadas y los documentales. Solo se acepta un filme de cada país en la selección oficial», recordó la Academia.

La Academia también amplió de tres a cinco los nominados para la estatuilla a mejor maquillaje y peluquería.