ES NOTICIA EN ABC

NETFLIX «La balada de Buster Scruggs»: Los hermanos Coen vuelven al Oeste

La serie recibió el premio al mejor guión en el festival de Venecia

La balada de Buster Scruggs
La balada de Buster Scruggs - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Después de su éxito en el último Festival de Venecia, donde ganó el premio al mejor guión, la película de los hermanos Coen «La balada de Buster Scruggs», una antología wéstern con seis episodios, ya está disponible en los más de 190 países en los que está presente Netflix.

Aunque en Estados Unidos se ha podido ver en pantalla grande en algunos cines de las grandes ciudades americanas, como Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, la distribución del decimoctavo film de los Coen la distribución será fundamentalmente digital. Teniendo en cuenta lo que han significado para la historia del cine Joel y Ethan Coen, su estreno en Netflix supone un acontecimiento que refleja cómo ha cambiado en muy poco tiempo el mundo cinematográfico, tanto en su producción como la distribución. Hace tan solo tres años, en el Festival de Cannes del 2015, en el que eran presidentes del jurado, los hermanos Coen se declaraban entusiastas de la gran pantalla: «Es verdad, vemos poca televisión. ¿Cómo nos sentimos a propósito del hecho de que la gente vea en un teléfono móvil Lawrence de Arabia? Por fortuna existen los festivales como el de Cannes que tienen vivo el cine», afirmaba.

Más allá del formato, «La balada de Buster Scruggs» es una película que nos lleva al Lejano Oeste, donde se narran seis historias distintas: la del el vaquero cantante que dispara como nadie, el ingenuo atracador de bancos que corre cada día con el riesgo de la horca, la caravana hacia el oeste, los ladrones de animales, los indios Comanche, un codicioso buscador de oro o, en fin, un espectáculo ambulante triste y decadente. Las historias están protagonizadas por excelentes actores como Tim Blake Nelson, James Franco, Koe Kazan, Liam Neeson y Tom Waits.

La película, un homenaje a Leone, Ford y Eastwood, es la más larga en la extraordinaria carrera de los hermanos Coen (132 minutos), su primera realizada enteramente en digital. Se rodó en diversos lugares, desde Nuevo Méjico al Nebraska, pasando por las Montañas Rocosas, ofreciendo así paisajes que son iconos del cine del Oeste.

Los dos hermanos explicaron que siempre les gustaron las películas antológicas, en particular las comedias filmadas en Italia en los años sesenta. Se colocan juntas obras de diversos directores, con atmósferas diversas, pero con un mismo tema en común.«“Ahora nadie hace este tipo de películas antológicas y nosotros quisimos hacerlo con el wéstern», explicó Joel Coen.