Es Noticia

«La muerte de Stalin» Steve Buscemi: «Siempre es un buen momento para bromear sobre los dictadores»

«La muerte de Stalin» ironiza sobre el miedo de los líderes soviéticos tras la muerte del mandatario

Los líderes soviéticos observan con temor el cadáver de Stalin
Los líderes soviéticos observan con temor el cadáver de Stalin - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Steve Buscemi es uno de los mejores actores de Hollywood. Su presencia en la serie «Boardwalk Empire» cambió su estatus en Hollywood, pero, ya entonces, este consumado actor nos había regalado a Donny en «El Gran Lebowski» y a Seymour en «Ghost World». Hoy estrena «La muerte de Stalin», una comedia –aunque no lo parezca– donde interpreta a Nikita Jrushchov en su lucha por el poder tras la muerte del dictador Joseph Stalin en 1953. El realizador escocés y productor televisivo Armando Iannuci, conocido por su sátira política «Veep», se marca una danza de risas a costa de los dictadores de la mano de Steve Buscemi.

P - ¿Por qué cree que es un buen momento para una película así?

R - Siempre es un buen momento para bromear sobre los dictadores y su manera de hacer las cosas. Este filme pone de relieve lo peligroso que resulta dejar el poder en manos de un dictador y nadie debería basar sus creencias políticas en ellos, especialmente si estás viviendo en un país democrático como es Estados Unidos.

P - ¿Qué destacaría del estilo narrativo de Armando Iannucci?

R - «La Muerte de Stalin» es muy divertida por las situaciones y los comentarios que se hacen de una realidad que está al acecho de todos nosotros. Y no es tanto una narración de la realidad, sino una sátira sobre lo que estamos viviendo.

P - Usted ha pasado de ser un actor de reparto a ser el protagonista...

R - Esa es la parte que más me asusta de este personaje. Llevo muchos años trabajando y, a veces, me pregunto si no debería tocarme en retirada porque me da pánico ser objeto de fama en cualquier tipo de pantalla.

P - ¿Le interesan la política?

R - Sí, mucho. Me parece que el filme retrata un momento muy importante en la historia, y no hemos aprendido nada porque vamos derechos a lo mismo. Personalmente, me gusta la cultura popular de la época.

P - Sin duda el aparato político sabía bien cómo manejar los hilos...

R - Sabían cómo conseguir lo que querían. Creo que no se trataba de corrupción sino de una forma de entender la política que, desgraciadamente, sigue pareciéndose a la de hoy.

P - ¿Se identifica con el personaje?

R - Con el personaje no, porque estoy interpretando una figura histórica.

P - Su película no se ha podido estrenar en Rusia.

R - No me sorprende, si seguimos así vamos a regresar a los años de la censura en muchos países, no solo en Rusia.

El enfado de Putin

R - «La muerte de Stalin» tenía previsto su estreno el pasado mes de enero en Rusia, pero después de un pase privado para el ministro de Cultura Vladímir Medinski, diputados, directores de cine, expertos y algún personaje de relieve, desaconsejaron su proyección en salas comerciales: «Existe un límite moral entre el análisis crítico de la historia y el escarnio», dijo el titular del Ministerio de Cultura.

R - Tras estas palabras, el filme de Ianucci se prohibió para «proteger» a los ciudadanos rusos de lo que consideraron «elementos extremistas» de un «episodio más de la guerra ideológica» de Occidente contra Rusia.