Es Noticia

Muere William Goldman, ganador de dos Oscar por «Dos hombres y un destino» y «Todos los hombres del presidente»

El prestigioso guionista ha fallecido a los 87 años

William Goldman, al fondo, en una foto de archivo de 1976 junto con James Caan
William Goldman, al fondo, en una foto de archivo de 1976 junto con James Caan
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si el legado de un guionista se puede medir a partir de un puñado de frases brillantes, el de William Goldman es tan dorado como su apellido. Pero esos diálogos hoy recordados por todos –«Sigue el dinero», «Me llamo Íñigo Montoya. Tu mataste a mi padre… ¡prepárate a morir!»– son solo el toque de genio a unos personajes que se convirtieron en los pilares de sus grandes historias. Ahí están, entre otras tantas obras fundamentales, «Un puente lejano», «Marathon Man», «Misery»,«La princesa prometida», «Todos los hombres del presidente» o «Dos hombres y un destino». Estas dos últimas le valieron sendos Premios Oscar.

Padrino y maestro para varias generaciones de escritores de Hollywood, sus libretos son el espejo de una época tan compleja como desacomplejada. Tanto como sus libros son el reflejo de una industria donde la fachada es más importante que los pilares, algo que él nunca quiso compartir. «Nadie sabe nada en el negocio del cine», dejó escrito en su libro «Las aventuras de un guionista en Hollywood», según recordaba ayer «Variety».

Pese a estar alejado de los focos en una profesión no siempre reconocida, fue una estrella respetada desde sus inicios, como si su apellido le hubiera predestinado a un futuro de oro. Su primer guión para la gran pantalla lo escribió en 1965, y solo tres años después ya se embolsó 400.000 dólares por el libreto de «Dos hombres y un destino». Y eso que el cine no era su primera opción, llegó a él «de casualidad», pero no fue coincidencia que estuviera escribiendo películas hasta los 84 años.La última, «Jugada salvaje», en 2005, inspirada en su libro «Heat». Porque Goldman quería ser antes que nada novelista, algo para lo que se formó en la Universidad de Columbia. De sus libros salieron buena parte de sus guiones, entre ellos «La princesa prometida», «Marathon Man» o «Control».

A la muerte de un hombre de éxito, las loas se expanden sin límite. Pero en el caso de William Goldman no es exagerado aventurar que las historias de Hollywood en los últimos 50 años hubieran sido bien diferentes sin su aportación. Además de sus novelas, guiones y libros sobre la profesión, apadrinó a varios jóvenes que demostraron después que su ojo era tan bueno como su pluma. Entre otros, ayudó a Matt Damon y Ben Affleck en el libreto de «El indomable Will Hunting», película por la que ganaron el Oscar a mejor guion original y que les sirvió para ganarse un nombre en Hollywood.

En 2015, el sindicato de guionistas escribió sobre Goldman que lo más brillante dentro de su carrera repleta de logros es que «Dos hombres y un destino» y «Las aventuras de un guionista en Hollywood» eran reconocidas como los trabajos que más han influido a sus compañeros de profesión para estudiar guion. Y el legado de frases ingeniosas, personajes icónicos e historias premiadas resplandece aún más.