Es Noticia

Muere Tab Hunter, el otro Rock Hudson

El protagonista de «Colinas ardientes» ha fallecido a los 86 años

Tab Hunter
Tab Hunter
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los actores suelen vivir las vidas de otros. Tab Hunter, fallecido el domingo a los 86 años, lo hizo incluso cuando se trataba de la suya. Aparte de que su verdadero nombre era Arthur Kelm, dejó los estudios y ocultó que solo tenía 16 años para alistarse en el Ejército, aunque el engaño duró poco. Su imagen de galán conquistador –«el chico suspiro», lo bautizó Hollywood– marcó su carrera, la típica mentira de estudio para vender entradas. Como Rock Hudson, salió del armario años después, aunque él tardó más y no lo hizo hasta 2005, cuando publicó su exitosa autobiografía, «Tab Hunter Confidential: The making of a movie star». Una de sus parejas más duraderas fue Anthony Perkins. Es curioso que el agente que cambió su nombre fue también quien rebautizó a Hudson.

Alto, guapo, rubio y con un perenne bronceado surfero, Hunter fue un ídolo de las adolescentes en los años 50, aunque al contrario que el protagonista de «Gigante», sus películas rara vez entusiasmaron a los críticos. Ya en sus primeras apariciones («La isla del deseo») era frecuente verlo sin camiseta o en tramas tórridas, hasta donde permitía la época, con Dorothy Malone en «Más allá de las lágrimas», con Sophia Loren en «Esa clase de mujer»... Cuando los tabloides amenazaron con destapar sus preferencias sexuales, la industria le buscó novias postizas y más papeles de conquistador.

En los 60 abandonó la Warner y la calidad de su filmografía menguó, con títulos que a menudo incluían palabras como surf, playa o incluso bikini, demasiado para el mejor actor. Probó el teatro, pero ni Tennessee Williams lo salvó sobre las tablas. Se refugió en la televisión cuando el medio no tenía el fuste actual, si bien regresó en los 80, más maduro y mejor actor, una vez liberado de su maldita juventud que había hecho de él una estrella del cine (y de la música).

Su último filme, cuya historia también escribió, fue la notable «Dark horse» en 1992. Quizá su carrera fue la prueba de que la belleza a veces es perjudicial. O puede que todo fuera cuestión de suerte; estuvieron a punto de darle el papel que al final logró James Dean en «Rebelde sin causa» y se quedó sin el de Tony en «West Side Story». A cambio, sus personajes más recordados puede que sean «Colinas ardientes» y «Grease 2».