ES NOTICIA EN ABC

La Mostra recibe a José Mujica como una estrella y grita contra el racismo en Estados Unidos

Venecia coronó al expresidente uruguayo el mismo día que Roberto Minervini presentó su película contra el odio y las políticas discriminatorias en la era Trump

José Mujica, con el director Álvaro Brechner (i) y los actores Antonio de la Torre y Alfonso Tort
José Mujica, con el director Álvaro Brechner (i) y los actores Antonio de la Torre y Alfonso Tort - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«En la era del presidente Trump, en Estados Unidos se intensifican los crímenes motivados por el odio y las políticas discriminatorias», afirma Roberto Minervini (Fermo, Italia, 1970), director de «¿Qué vas hacer cuando el mundo esté en llamas?», segunda película italiana a concurso en la Mostra de Venecia este año para ganar el León de Oro, que ayer fue muy aplaudida. Rodada en el verano de 2017, con el español Diego Romero Suárez-Llanos como director de fotografía, la película hace un retrato de la comunidad negra del sur de Estados Unidos que convive con violencia y pobreza, tratando de organizar una reacción a esas violencias con las Panteras Negras, mientras emerge nuevamente el Ku Klux Klan.

Rabia

En rueda de prensa tras la proyección de la película, el director Minervini contó emocionado un episodio que refleja el clima que hoy se vive en algunas zonas de Estados Unidos: «Durante el rodaje en Nueva Orleans nos dispararon, la Policía lanzó proyectiles incluso contra nosotros. Nos asustamos, pero el equipo creía tanto en la urgencia de contar el grito de la comunidad afroamericana de Nueva Orleans que decidimos continuar con el rodaje». La película recoge la rabia que existe en esas comunidades por las profundas diferencias entre pobres y ricos, y el fuerte racismo endémico.

También fue aplaudido ayer el western «The Sisters Brothers», del francés Jacques Audiard (París, 1952), en competición por el León de Oro, con excelente interpretación de John C. Reilly y Joaquin Phoenix. Ambientada en Oregón de 1850 y rodada en España y Rumanía, la película narra un viaje en el oeste americano entre el drama y la comedia.

El expresidente uruguayo José Mujica (Montevideo, 1935) se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de esta edición. Él considera que «lo importante es el mañana» y se muestra contrario a la memoria histórica, porque no le gusta «estar revolviendo en el pasado». Recibido con aplausos como una estrella, el viejo y pragmático sabio de la izquierda dio en la Mostra sus consejos contra el populismo que pretende liquidar la Europa actual, contra los nacionalismos y contra quienes enredan con la memoria histórica.

Mujica, de 83 años, protagoniza el documental «El Pepe, una vida suprema», de su amigo Emir Kusturica, y acompañó al director y los actores de «La noche de 12 años», de Álvaro Brechner, película muy aplaudida, con Antonio de la Torre como intérprete del expresidente uruguayo en los doce años que estuvo en prisión como guerrillero tupamaro.

«¿Cómo se siente en este nuevo papel de estrella del cine en la Mostra?», se le preguntó a Mujica, personaje estoico y sin ninguna vanidad, en un encuentro de casi una hora con periodistas españoles. «Más bien soy estrellado. Yo no he venido a presentar nada», respondió. Al explicar por qué no ha querido ver por segunda vez la película y qué es lo que queda de ese pasado, Mujica considera que no hay que estar «revolviendo los sentimientos del pasado» y dio una lección de vida: «La naturaleza nos puso los ojos por delante: hay cosas del pasado que hay que cargar en una mochila y andar con ello. Hay cuentas que no las paga nadie, ni se debe intentar cobrarlas tampoco».

El futuro de la UE

ABC pregunta a Mujica su visión sobre la UE que, según los populistas italianos, tiene «las horas contadas»: «El ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. En los últimos mil años, Europa vivió constantemente en guerra. El proyecto de la Unión Europea tiene muchos defectos, pero en Europa nunca se vivió un periodo tan largo de paz. Es un proyecto que hay que cuidar. ¡Ya quisiera tenerlo yo en América Latina!». Y sobre los nacionalismos, su condena es clara: «Cuando el nacionalismo se exacerba, se transforma en cosa peligrosa, se va al choque».