Es Noticia

Las mejores películas de 2018 para los críticos de ABC

«Cold War» y «Tres anuncios en las afueras» se reparten los honores

Escena de «Cold War», la mejor película de 2018 para los críticos de ABC
Escena de «Cold War», la mejor película de 2018 para los críticos de ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El año 2018 arrancó con el debate de cómo sería el futuro del cine y cierra con el consenso de que dos de las mejores películas del año, «Cold War» y «Roma», nacen del pasado, de la memoria y la mirada a la infancia de sus directores, Pawel Pawlikowski y Alfonso Cuarón, que firman sendos viajes al ayer a través de un potente blanco y negro que se graba en el recuerdo de quien las ve.

Un año más, los críticos de ABC seleccionan sus películas favoritas de un 2018 que ya expira. La cinta polaca «Cold War», del ganador del Oscar por «Ida» Pawel Pawlikowski, es la que más ha gustado a los expertos que la han podido ver. Así, la historia de amor de los personajes Wiktor y Zula, inspirados en los padres del director polaco, se impone a «Tres anuncios en las afueras» con el voto de calidad de Oti R. Marchante. La película de Martin McDonagh se estrenó el primer fin de semana de 2018 en España y compitió en los Oscar del pasado febrero, donde sus dos protagonistas, Frances Mcdormand y Sam Rockwell, ganaron la estatuilla a mejores intérpretes. De hecho, para dos de los críticos de ABC, el historiador de Cine Antonio Weinrichter y el periodista Federico Marín Bellón, «Tres anuncios en las afueras» es su apuesta para el número uno.

Precisamente, la saturación de estrenos, más de 300 en todo el año, unido a la proliferación de series, hace que para el espectador medio sea casi imposible llegar a ver todo lo que se produce digno de mención. Un problema al que se ha enfrentado el propio Alfonso Cuarón, director de «Roma», la tercera mejor película de 2018 cuyo paso por las salas españolas fue testimonial. La tensión entre Netflix -la productora- y los exhibidores provocó que «Roma» tan solo se pudiera ver en cinco cines de todo el país. Una «obligación», la de pasar por salas, que Alfonso Cuarón exigió por contrato a la plataforma porque es la única forma de poder optar a las nominaciones para los premios, como los Goya, donde está nominada a mejor película iberoamericana.

Destaca en el puesto número cuatro «El reverendo», la soberbia película protagonizada por Ethan Hawke y dirigida por el veterano Paul Schrader. A sus 72 años, su director y guionista, uno de los culpables de que el «Nuevo Hollywood» de los años 70 brillase, ha regresado con este intimista pero potente drama que ya ha cosechado importantes premios en Estados Unidos y que podría ser la «tapada» en las nominaciones del Oscar que se conocerán el próximo 22 de enero.

Sin cine español

Sorprende que entre los 11 títulos mencionados por los críticos no haya ninguno español, algo que no había ocurrido en la última década. El año pasado, por ejemplo, en la lista estaba «Verano, 1993», «La llamada» y «Perfectos desconocidos», y este 2018 no hubiera desconcertado a nadie ver «Entre dos aguas» o «El reino», por ejemplo. Lo cierto es que entre las seleccionadas se ha apostado más por el gran cine europeo y por el de un Hollywood a medio camino entre lo comercial y lo alternativo, ese que Antonio Weinrichter llama «los márgenes del sistema».

Por esos márgenes se deslizan películas rotundas como «Hereditary», el gran fenómeno de terror de 2018, que demuestra que se puede hacer gran cine de género sin caer en los tópicos ni en los sustos fáciles; o «Yo, Tonya», la constatación de que todavía queda mucho por explorar en un género tan manoseado y agotado como el «biopic». También deslumbra la magia de «Los increíbles 2», la segunda parte de una saga que se ha hecho de rogar 14 años, pero que ha mantenido el nivel de la primera con una propuesta de cine familiar con tanta calidad como el mejor filme de autor.

Y ahí, en el lugar de los grandes autores, destaca la presencia del siempre aplaudido Paul Thomas Anderson con «El hilo invisible», una película que mantiene el fervor de la crítica aunque el público no la siguiera con tanto entusiasmo. De igual manera le sucede al documental «Caras y lugares», de la única directora de la nouvelle vague, Agnès Varda, una pequeña joya que merece la pena visionar aunque solo sea por ver cómo Jean Luc Godard sigue siendo un «enfant terrible» a los 88 años.

Así se cierra el 2018 cinéfilo, un año cargado de grandes historias donde el blanco y negro que parecía del pasado ha brillado como en sus mejores épocas.

La lista quedaría así:

1. «Cold War», de Pawel Pawlikowski.

2. «Tres anuncios en las afueras», de Martin McDonagh.

3. «Roma», de Alfonos Cuarón.

4. «El reverendo», de Paul Schrader.

5. «Hereditary», de Ari Aster

6. «Los increíbles 2», de Brad Bird

7. «Caras y lugares», de Agnès Varda.

8. «Yo, Tonya», de Craig Gillespie.

9. «The Rider», de Joshua J. Richards.

10. «El hilo invisible», de Paul Thomas Anderson

Oti R. Marchante: «Cold War»

Escena de «Cold War»
Escena de «Cold War»

Aunque muy gris en su interior, nuestro mundo actual está lleno de colorido y animación, pero sorprendentemente el mejor cine que hemos podido ver este año es en blanco y negro, aunque lleno de unos pigmentos más dirigidos al alma que al ojo. «Cold War», del polaco Pawel Pawlikowski, y «Roma», del mexicano Alfonso Cuarón, han vertido en la pantalla (más grande, más pequeña) todos esos líquidos que engrasan los muelles interiores y que ponen a saltar y a hacer cabriolas unas pasiones y sentimientos que viven prisioneros en nosotros, y a veces sin ventanuco al exterior. Dos obras bien diferentes y sobre amores bien distintos que abren de par en par las ventanas para asomarse desde ellas a ese universo tan grande, tan íntimo y tan suyo y tuyo que solo existe en las películas y en la bondad de la memoria. Dos lingotazos de cine en blanco y negro que ayudan a soportar la grisura de nuestra actualidad y el colorido de nuestro mundo.

Las 5 películas de 2018 para Oti R. Marchante: «Cold War», «Roma», «3 anuncios en las afuera», «Los increíbles 2», «The rider».

[Crítica de Cold War]

Federico Marín Bellón: «Tres anuncios...»

Escena de «Tres anuncios en las afueras»
Escena de «Tres anuncios en las afueras»

El año empezó fuerte con «Tres anuncios en las afueras», una pequeña maravilla que, pese a sus evidentes similitudes con el cine de los Coen, lograba librarse de las comparaciones por su rabiosa orignalidad. La decisión de colocar a Frances McDormand al mando es uno de los riesgos que Martin McDonagh sortea y convierte en virtud. Woody Harrelson se eleva por encima de su papel en «True detective», mientras que Sam Rockwell compone uno de los personajes más complejos del cine reciente. «Tres anuncios...» es un buen thriller, un drama poderoso y una comedia negra soberbia. Su guión, también de McDonagh, es un prodigio en su andamiaje y en los materiales de cada detalle.

Después llegaron grandes títulos, no todos vistos. Dos de los más aclamados, casualmente en blanco y negro: «Cold War» y «Roma», puede que un punto de inflexión de muchas cosas.

Antonio Weinrichter: «Tres anuncios...»

Escena de «Tres anuncios en las afueras»
Escena de «Tres anuncios en las afueras»

Pues este año resulta que la lista nos pilla en plan tonto y sólo hay películas norteamericanas. Pero, ojo, no del Hollywood que anda despilfarrando sus «dones» en películas de superhéroes y otras franquicias. Hay vida más allá de ese horrible Hollywood corporativo. Muchos se van a la televisión y otros trabajan en lo que podríamos llamar los márgenes del sistema. No mencionemos la desgastada palabra «cine independiente», a menos que la autonomía la entendamos en sentido no solo financiero sino estético.

Veamos estas cinco. El reverendo es obra de Paul Schrader, heredero en activo de aquel Hollywood nuevo de los 70. Tres anuncios remite a la siguiente etapa creativa que conoció el cine americano: la ola indie de los años 80, en concreto, a los grandes hermanos Coen, hoy fugados a Netflix. Yo, Tonya demuestra que el más temible de los géneros, el biopic, puede resultar fascinante, no tanto por la ejemplaridad de su heroína como por el retrato que de ella traza. Hereditary demuestra que el género temible de verdad, el que da miedo, puede hacer filigranas: le ponen pegas los gore-fans del terror, lo que demuestra lo buena que es (sólo le faltaría un papel para Nicolas Cage). Y de la filigrana al puro encaje de bolillos de El hilo invisible, de uno de los artistas reales que sí trabajan en Hollywood, con ese final tan buñueliano, tan viridiano, de perversiones mutuamente satisfechas.

Las mejores películas del año para Antonio Weinrichter: «Tres anuncios en las afueras», «Hereditary», «El reverendo», «Yo, Tonya», «El hilo invisible».

Fernando Muñoz: «Cold War»

Escena de «Cold War»
Escena de «Cold War»

Hasta hace no mucho, las mejores películas del año no se podían ver en casa hasta que no se exprimían en los cines y solo cuanto terminaba la temporada de premios. Ahí llegaban al videoclub, donde había que estar rápido para que no volasen. Hoy están todas a golpe de mando. «Roma», el viaje a la infancia de Alfonso Cuarón, lleva en Netflix varias semanas y la otra gran joya de la temporada, «Cold War», llegará a Filmin en breve tras varios meses en cartel.

El problema es que habría que vivir varias vidas en un año para llegar a ver todas las vidas que llegan a las pantallas. Aunque este 2018 es imperdonable dejar escapar las historias de Pawlikowski y Cuarón. La sobreproducción quizá sea el motivo -o no- de que las tres cintas que completan el «top cinco» naveguen por las aguas del eclecticismo más aleatorio: el drama tan áspero como absorbente de «El reverendo», la ternura del documental «Caras y lugares» y el más puro entretenimiento del último artefacto explosivo de Tom Cruise. Casi nada.

Las cinco películas de 2018 para Fernando Muñoz: «Cold War», «Roma», «El reverendo», «Caras y lugares» y «Misión imposible: Fallout».