ES NOTICIA EN ABC

Matar o morir (Peppermint) Jennifer Garner: «La única manera de seguir en forma y cuidar de tus hijos es con el sacrificio de madrugar»

La actriz, que vuelve a la acción tras su divorcio con Ben Affleck, se define como alguien «tradicional»: «Soy una mujer sureña que mantiene las tradiciones»

Jennifer Garner, una máquina de matar en Matar o morir (Peppermint)
Jennifer Garner, una máquina de matar en Matar o morir (Peppermint)
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Como un antiguo drama griego, «Matar o morir (Peppermint)» refleja el aislacionismo que sufre la clase media norteamericana atrapada entre la élite privilegiada y el inmigrante sin clase. Con una narración cocinada en la ideología nacionalista, «Matar o morir (Peppermint)» devuelve a Jennifer Garner a sus orígenes en las películas de acción.

La actriz, ya ex señora de Ben Affleck, comenzó protagonizando la serie «Alias», donde le tocaba correr, saltar, luchar y levantar la pierna hasta la cara de cualquiera que se le cruzará. Lo mismo hace en este filme a caballo entre «John Wick» y «Old Boy», salvando las distancias, pero con la suficiente carga de adrenalina. «Creo que debemos ver esta película como una fantasía, nada más».

Una historia de venganza

La heroína de la historia prácticamente regresa del incinerador para vengarse del cartel mexicano que acabó con la vida de su hija y de su marido. «Llevaba mucho tiempo pensando en volver al género de acción, durante mis años en Alias aprendí mucho de artes marciales y quería ponerlas en práctica». No nos extraña, después de ingresar a su ex marido en rehabilitación, que ella quiera, aunque sea en la ficción, pegarse con cualquier tipo duro que se le cruce.

Lo cierto es que Garner lleva dos años preparando su regreso al trabajo con mucha dedicación y no solo estrena «Matar o morir (Peppermint)», también la serie de HBO «Camping». «Al final todo se reduce al guion. Si lo que lees no tiene gancho, no importa las ganas que le pongas porque el proyecto no va a ser bien recibido. Estoy viviendo un momento de mi vida en el que tengo muchas cosas que decir. Me han estado ofreciendo proyectos en el pasado que no eran para mí. No los sentía. He dado un giro profesional y ahora quiero aprovechar el momento y encaminarme en otra dirección», explica Jennifer.

Con un cuerpo prácticamente a prueba de balas, la actriz reconoce que se preparó a conciencia para el papel. «Sigo entrenando todos los días a las cinco y media de la mañana. Me acostumbré rodando Alias en mi adolescencia y, desde entonces, entreno a esa hora. La única manera de que una madre pueda seguir en forma y cuidar de sus hijos es haciendo el sacrificio de madrugar», admite Garner.

Sorprende que sea capaz de mantener parte de la conversación en español, idioma que ha ido perfeccionando. «Soy prácticamente bilingüe. Me encanta aprender idiomas, tener la posibilidad de descubrir otras culturas a través del lenguaje. Fue difícil para mí aprender a leer en español, pero lo conseguí». Cuando le pregunto si cuesta enfrentar a la opinión pública en momentos delicados se queda pensativa antes de responder. «Puede ser. Tengo mis días, como todo el mundo. Creo que incluso los hombres sienten el conflicto de la familia y el trabajo. Es normal. Es imposible conjugar familia y carrera sin equivocarse un poco», contesta sin realmente contestar a la pregunta...

Entre el ballet y las peleas

Esta tejana de nacimiento pasó la mayoría de su adolescencia bailando ballet, luchando por convertirse en bailarina profesional, su determinación era superior a su talento y cuando entendió que nunca podría ganarse la vida de esa manera, se matriculó en la Universidad de Denison y consiguió su diploma en química. Carrera que abandonaría más tarde para seguir su pasión por la interpretación.

A los 45 años y con tres hijos, Jennifer se ha convertido en una de las mujeres que mejor representa a la mujer del Sur de Estados Unidos. En Georgia, Texas o Colorado las madres quieren vestir a sus hijas como las de Garner y cocinar sus recetas. «Soy una mujer sureña que mantiene las tradiciones. Me gusta cocinar, ayudar en las tareas de mis hijos, vestirles, no lo hago para llamar la atención sino porque soy una mujer tradicional. Me siento muy orgullosa de mi forma de ser y de mi familia».

Entre sus aficiones está irse de camping con sus amigas. «No te creas. Mis campamentos son en la parte de atrás de mi casa. A mis hijos y a mi nos gusta poner la tienda de campaña en el jardín y dormir bajo las estrella. También lo hago con un grupo de amigas cuando queremos pasar toda la noche conversando». Sin creer demasiado en su éxito, Jennifer admite haber conseguido más de lo que nunca soñó. «Nunca, ni por un momento, pensé que triunfaría. Si acaso habría imaginado que iba a estar haciendo una obra de teatro, pero no protagonizando grandes películas».