ES NOTICIA EN ABC

«Locas de alegría» de Virzí, mejor película italiana

Seis galardones a «Indivisible» y «Veloz como el viento». Mejor premio de la UE para «Yo, Daniel Blake» del británico Ken Loach, galardón al que estaban nominados Almodóvar y Gay

En «Locas de alegría», Micaela Ramazzotti y Valeria Bruni Tedeschi conducen hacia la locura
En «Locas de alegría», Micaela Ramazzotti y Valeria Bruni Tedeschi conducen hacia la locura - PAOLO CIRIELLO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Locas de alegría» es la mejor película del 2017 en Italia. La tragicomedia escrita y dirigida por Paolo Virzí conquistó anoche cinco David de Donatello, comprendidos los de mejor film, mejor director, actriz protagonista (Valeria Bruni Tedeschi), guión y escenografía. El David de Donatello, el más importante galardón del cine en este país concedido por la Academia del Cine Italiano, adopta el nombre de la célebre estatua homónima del escultor renacentista Donatello, asignándose una copia en miniatura a los vencedores en la ceremonia de premiación.

La película «Locas de Alegría» («Pazza gioia»), ganadora de la Espiga de Oro en la pasada edición del festival de Cine de Valladolid, cuenta la historia de la fuga de dos mujeres, Donatella e Beatrice, pacientes que se hacen amigas y huyen de una clínica psiquiátrica, Thelma & Louise a la italiana. Al recoger el premio como mejor director, Paolo Virzí manifestó que se había querido mantener «alejado de héroes y acercarse a los temas del malestar mental».

Valeria Bruni Tedeschi recogió entre lágrimas y risas el premio a la mejor actriz por su papel de Beatriz en «Locas de Alegría»: «Quiero compartir este premio con Micaela Ramazzotti (Donatella en el film) porque sin ella Beatrice no podría existir, somos como el Gordo y el Flaco, como Don Quijote y Sancho Panza», dijo Valeria Bruni Tedeschi.

6 premios a 'Indivisible' y 'Veloz como el viento'

Muchos reconocimientos se llevó también «Indivisible» («Indivisibili») de Edoardo De Angelis, cosechando seis galardones, aunque no los más codiciados, entre ellos el de mejor canción y mejor banda sonora. Esta película ya sorprendió extraordinariamente en su presentación en el pasado Festival de Venecia, hasta el punto de convertirse en un caso en la Mostra. «Las indivisibles» son Viola y Dasy, gemelas siamesas, unidas imaginariamente para el film, que conquistaron Venecia y luego el público italiano con su gracia y gran talento para el canto. Ambientada en la zona de Nápoles, donde el padre las explota como esclavas en bodas y cumpleaños, hasta que se presenta la oportunidad de que un cirujano pueda separarlas para convertirlas en «normales».

La tercera película triunfadora de la noche fue «Veloz como el viento» de Matteo Rovere, que conquistó seis premios, ente ellos el de mejor actor protagonista (Stefano Accorsi), mejor fotografía y mejor montaje.

Almodóvar y Gay, con las manos vacías

El gran derrotado fue Marco Bellocchio, cuya película «Fai bei sogni» tenía 10 nominaciones, pero no recibió ni un solo premio. También se quedaron sin galardón los realizadores españoles Pedro almodóvar y Cesc Gay, que estaban nominados al premio a la mejor película de la Unión Europea por sus respectivas películas «Julieta» y «Truman». El galardón fue para «Yo, Daniel Blake» del británico Ken Loach, con la que conquistó la Palma de Oro de Cannes el año pasado. El premio a la mejor película extranjera fue para «Nocturnal Animals» del diseñador y director estadounidense Tom Ford, quien ya ganó el Gran Premio del jurado en la pasada edición de la Mostra de Venecia.

Benigni, lluvia de aplausos

En la ceremonia de esta sexagésima edición de los premios David de Donatello« le llovieron los aplausos a Roberto Benigni, Óscar por «La Vida es bella« (1997), quien anoche recibió el premio a la carrera, galardón que dedicó a su mujer, la actriz Nicoletta Braschi.