ES NOTICIA EN ABC

Lady Gaga, de excéntrica cantante a (no tan) excéntrica nominada al Oscar

La cantante ha irrumpido en el cine con su papel protagonista del cuarto remake de «Ha nacido una estrella»

Así fue la gala de los premios Oscar 2019

Lista de todos los ganadores de los Oscar

Lady Gaga durante la premiere de «Ha nacido una estrella»
Lady Gaga durante la premiere de «Ha nacido una estrella» - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando Lady Gaga decidió dejar la música en un segundo plano por unos meses, se volcó en el mundo de la actuación convirtiéndose en la protagonista de una de las entregas de la serie antológica «American Horror Story». Pero, al ponerse por primera vez ante una cámara, lo hizo con una máscara muy particular. La propia. Porque para meterse en la piel del personaje que interpretaba en «Hotel», la quinta temporada de la serie de terror, llevaba vestidos estrambóticos, peinados que evocaban a la Gaga más excéntrica y se movía de una manera impostada, elegante, pausada. Movimientos de estrella.

La intérprete se atreve de nuevo con el celuloide, pero esta vez con dos grandes diferencias: la primera es que ya no se esconde tras un estilo y actitud estrafalarios, se desnuda ante el espectador. La segunda, que ahora no deja la música en un segundo plano, la convierte en parte de su viaje.

Subirse a los zapatos que con anterioridad calzaron Janet Gaynor, Judy Garland y Barbra Streisand requiere valor, y Lady Gaga ha demostrado que tiene de sobra. La cantante protagoniza el cuarto remake de «Ha nacido una estrella» (dirigido por Bradley Cooper), una historia que forma parte del colectivo imaginario de varias generaciones y que supone un maratón interpretativo para cualquier actriz. Durante dos horas Gaga se enamora, llora, pasa vergüenza, ríe y canta hasta poner a todos la piel de gallina.

De la mano de Cooper

La historia de cómo llegó a conseguir el papel la ha contado ella misma casi un millar de veces. «Puede haber 100 personas en una sala, y 99 no creen en ti. Pero con que haya una que lo haga es suficiente, y para mí esa una fue Bradley», relata la cantante una y otra (y otra) vez en alfombras rojas, coloquios y entrevistas. Ha narrado tantas veces la historia, que incluso Sandra Oh y Andy Samberg, presentadores de los Globos de Oro, hicieron una broma sobre el tema. Tantas veces, que incluso un usuario de internet ha recopilado en un vídeo algunas de las muchas veces en las que ha explicado lo mismo.

Pero, la persona que más veces ha escuchado la historia es el partícipe directo de ella. Bradley Cooper, siempre a su lado, atento y con una mirada que no logra esconder lo contento que está con su elección como director. Cooper y Gaga ya se habían conocido con anterioridad, pero fue cuando coincidieron en una gala benéfica en 2016 el momento en el que nació su relación cinematográfica. La cantante cuenta en un largo reportaje de la revista «Elle» que estaba avisada de que el actor estaría en el evento y que buscaba una protagonista femenina para «Ha nacido una estrella». Gaga decidió cantar aquella noche «La vida en rosa» –que se convirtió en la canción que canta Ally cuando conoce a Jackson en la película– y, al igual que en la versión de ficción, Cooper se enamoró de ella al compás de la melodía francesa.

«Me quedé sin palabras. Al día siguiente llamé a su agente y le pregunté si podía reunirme con ella. Fui a su casa y la conexión fue instantánea», relata el director y actor. Desde ese momento, ambos comenzaron a armar la película de la mano. Él se puso con el guion, y ella con la música. Cooper también ha explicado que fue creando el personaje de Ally con Gaga, preguntándole y construyéndolo alrededor de la cantante.

Lady Gaga, en una escena de la película junto a Bradley Cooper
Lady Gaga, en una escena de la película junto a Bradley Cooper - ABC

La figura protagonista de «Ha nacido una estrella» le va como anillo al dedo a la intérprete. Algunos incluso piensan que es casi un alter ego de la propia Gaga. «Cuando me veo en esta película, veo mucho de lo que yo era de joven, cuando no creía en mí misma, cuando se metían conmigo en el colegio, me sentía fea y mi única manera de escapar era la música. Por esto empecé a escribir canciones y cantar y actuar, porque quería escapar del dolor» contaba durante el pasado Festival de Toronto.

Cumplir un sueño

La idea de ser actriz no es algo que se le ocurriera a Gaga de un día para otro. Cuando la conocían como Stefani Germanotta y era una adolescente con muchas ganas de poder sacar fuera todo el impulso artístico que sentía por dentro, comenzó a formarse como actriz en la escuela de cine y teatro Lee Strasberg, donde estudió durante una década. En 2001, parecía que podía vislumbrar su pequeña oportunidad cuando consiguió un anecdótico papel en un capítulo de «Los Soprano», donde interpretaba en una escena a una estudiante sin apenas diálogo. Y después no llegó más trabajo, lo que hizo que terminara decantándose por la música.

Cuando casi del día a la noche Lady Gaga se convirtió en una de las estrellas del pop más prometedoras de la industria, la ahora también actriz tenía apenas 22 años. Fue en 2009 cuando publicó su primer disco y se coló en las discotecas y reproductores mp3 de todo el mundo. En 10 años Stefani Germanotta no solo ha conseguido ser una de las cantantes con una trayectoria más consolidada y mayor proyección, sino que ahora también cuenta entre sus logros con dos nominaciones al Oscar. Una en su ámbito natural, la composición musical y otra en el plano en el que es una recién llegada y ha irrumpido por todo lo alto.

Hace unos años Lady Gaga llegaba a la gala de los MTV vestida con un vestido hecho enteramente por filetes de carne crudos. También acostumbraba a llegar a la alfombra roja metida en un huevo gigante. Llevaba latas de refresco en la cabeza y hacía videoclips y canciones que revolucionaban el mundo del pop. Hoy en día sigue haciendo esto último, pero también lleva meses batiéndose en duelo con la veterana Glenn Close durante la temporada de premios cinematográficos por ser reconocida como la mejor actriz del año.

Antes, cuando uno tecleaba «Lady Gaga» en algún buscador de vídeos, salían sus videoclips. Ahora, si se busca siguen apareciendo estos, pero también escenas de su película y a la intérprete recogiendo los premios que ha ido ganando estos meses. Ha nacido (otra vez) una estrella.