ES NOTICIA EN ABC

El lado más sinfónico y emocionante de «Star Wars»

La Film Symphony Orchestra dedica una gira a la música compuesta por John Williams

Concierto «Star Wars»
Concierto «Star Wars» - FSO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con una batuta orientada siempre al séptimo arte, John Williams ha compuesto algunas de las bandas sonoras más populares: «Tiburón», «E.T.», «Superman», «La Guerra de las Galaxias», «Indiana Jones», «Parque Jurásico», «Harry Potter»... Decenas de piezas que reconocerías con solo dos acordes. En el cuarenta aniversario de la «Star Wars», la Film Sympohny Orchestra, una agrupación sinfónica con más de setenta músicos dirigida por Constantino Martínez-Orts, dedica una gira a la música galáctica que concluirá el 10 de junio en Madrid. La próxima cita, el 28 de mayo en Barcelona.

Con los reconocibles títulos de crédito galácticos, comienza el espectáculo. Consciente de que se enfrentaba a un público en gran parte lego en asuntos musicales, Martínez-Orts aliñaba cada tema con explicaciones musicales y cinéfilas, explicando qué es un «scherzo», la influencia de Strauss y Wagner o por qué en los desfiles imperiales destaca la percusión. Los Ewoks, Yoda, Rey, Luke, Leia...Todos los protagonistas, independientemente de su episodio, tuvieron representación en el concierto. La primera parte acabó con «La banda de la Cantina», una divertida canción en tono de jazz que puso en pie a los saxofonistas de la banda.

En el descanso del concierto, padres e hijos, disfrazados cual maestros jedi, comenzaban sus batallas galácticas en la entrada del Auditorio Nacional. Los acomodadores, acostumbrados a la pompa, sonreían entre atónitos y divertidos ante el entregado público, que no dudaba en sacar las espadas láser para aplaudir en medio del concierto.

El programa, una buena representación de los temas de la banda sonora de los siete episodios, tenía una notable ausencia: la Marcha Imperial. Pero todo estaba planeado. Tras el saludo de despedida de los músicos (primero los solistas y luego el resto de la banda, como manda el protocolo) se apagaron las luces, los arcos de los violines se iluminaron cual espadas espacialesy empezaron a sonar los acordes del tema que representan al temido Darth Vader.

El último bis fue, de nuevo, «La Banda de la Cantina». Una forma muy divertida de acercar la música clásica a la era audiovisual y, de paso, ganar pequeños aficionados para la causa orquestal. Ojalá esta fuerza les acompañe varios conciertos más.